¡Ponte a prueba! 6/2017 Oposiciones de Lengua castellana y literatura

Hoy vamos a sustituir el texto del Quijote por otro de otra época y autor completamente diferente. No es habitual ver textos suyos en las oposiciones, pero en ocasiones sí se han dado. Vamos a ver quién es capaz por tanto de acertar el texto que planteamos a continuación. En una oposición puede bastar con señalar el género y la época. Todo depende de qué pongan nuestros rivales. Sia acertamos obra y autor, vamos muy bien. Y si además se explica cuál es la fuente o tradición de la que parte el texto, pues miel sobre hojuelas.

Por cierto… ¡no vale usar Google!

A los cuatro años murió el Papa y el Cardenal fue elegido para el Papado por todos los demás. Cuando don Illán supo esto, besó los pies de Su Santidad, le recordó la antigua promesa y le pidió el Cardenalato para su hijo. El Papa lo amenazó con la cárcel, diciéndole que bien sabía él que no era más que un brujo y que en Toledo había sido profesor de artes mágicas. El miserable don Illán dijo que iba a volver a España y le pidió algo para comer durante el camino. El Papa no accedió. Entonces don Illán dijo con una voz sin temblor:

—Pues tendré que comerme las perdices que para esta noche encargué. —La sirvienta se presentó y don Illán le dijo que las asara. A estas palabras, el Papa vol­vió a hallarse en la celda subterránea, solamente deán de Santiago, y tan avergonzado de su ingratitud que no atinaba a disculparse. Don Illán dijo que bastaba con esa prueba, le negó su parte de las perdices y lo acompañó hasta la calle, donde le deseó feliz viaje y lo despidió con gran cortesía.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

2 Comments on "¡Ponte a prueba! 6/2017 Oposiciones de Lengua castellana y literatura"

  1. El Conde Lucanor, la historia de Don Illán y el deán

  2. Hola, Medea: Bienvenida al blog. Te has acercado mucho pues has acertado la historia, pero si te fijas en el lenguaje del texto, observarás que no es el propio del siglo XIV, sino el del siglo XV. Se trata de una recreación de un escritor que no creía que el plagio existiera. La solución, en la siguiente entrada-

Los comentarios están cerrados.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies