¡Ponte a prueba! 15/2018 Oposiciones de Lengua castellana y literatura

Es viernes y, como siempre, volvemos con nuestro acertijo de fin de semana para preparar la prueba de comentario de las oposiciones de Lengua castellana y literatura. Ya sabéis que esta prueba es decisiva, pues supone la mayor criba en el proceso de acceso y en algunas comunidades supone el 70% de la calificación, por lo que su preparación debe ser rigurosa.

Hoy traemos un texto y un autor relativamente conocidos, pues es uno de los escritores más importantes de su tiempo. Ya sabes que lo ideal es acertar la obra, el autor y la posición o función que desempeña el fragmento dentro de la obra, pero en un texto como el que nos ocupa también sería muy bueno acertar al menos  la época en la que se escribió, pues aparece con muchísima frecuencia en las oposiciones para ser analizada desde el punto de vista filológico.

Para participar, ya sabéis que podéis hacerlo a través de nuestra página de Facebook y que la solución se dará el lunes.

¡Buen fin de semana!

I

   Vi tesoros ayuntados1            

por grand daño de su dueño.                

Así como sombra o sueño                     

son nuestros días contados;                 

e si fueron prorrogados             

por sus lágrimas a alguno,                    

d’éstos non veo uno                     

por nuestros muchos pecados.            

II

   Abrid, abrid vuestros ojos                  

gentíos, mirad a mí:                    

cuanto vistes, cuanto vi             

fantasmas fueron e antojos.                 

Con trabajos, con enojos           

usurpé tal señoría,           

que si fue non era mía               

mas indebidos despojos.            

III

   Casa a casa ¡guay de mí!,                    

e campo a campo allegué.                     

Cosa ajena non dejé:                   

tanto quise cuanto vi.                

Agora, pues, ved aquí                 

cuánto valen mis riquezas,                   

tierras, villas, fortalezas,           

tras quien mi tiempo perdí.                   

IV

   ¡Oh fambre de oro rabiosa!,              

¿cuáles son los corazones                      

humanos que tú perdones                     

en esta vida engañosa?              

Aunque farta, querellosa           

eres en todos estados,               

non menos a los pasados           

que a los presentes dañosa.                  

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies