Contigo, siempre

Mi historia en las oposiciones

Este junio se cumplen veintiséis años desde que me presenté por primera vez a las oposiciones. Fue en 1992, a un ejercicio que entonces fue exclusivamente era oral. Tras una encerrona de dos horas, había que desarrollar teóricamente uno de los ochentaiséis temas que componían el temario de las oposiciones de Profesor de Bachillerato (todavía no se había implantado la ESO). Desde entonces he estado vinculado al mundo de las oposiciones. Tras cinco cursos como interino, obtuve mi plaza en 1998. Me costó gran esfuerzo, porque hubo en esos años una política muy restrictiva de plazas. Para que te hagas una idea, en mi tribunal de oposiciones había una sola plaza… ¡y éramos trescientos opositores! En esos años conocí todos los sinsabores de la oposición: las dudas durante la construcción del temario, la renuncia a miles de horas de asueto con los seres querido, la angustia cada vez que se acercaba un nuevo examen, la tensión emocional durante el proceso y al ir a recibir las notas. Aprobé siempre… pero siempre sin plaza. Un cansancio interior se me iba acumulando año tras año. Pero también aprendí lo que era la tenacidad, la constancia, el sacrificio, la satisfacción interior por el deber cumplido… los valores que una persona alcanza con seguridad si oposita seriamente año tras año. Al final del proceso, y créeme que ese final llega, me sentí plenamente realizado. Me había convertido en un ser humano mejor de lo que era sisa años atrás y le agradecí sinceramente a Dios que me hubiera dispuesto ese duro camino.

Mi evolución como preparador

En 1999 me ofrecieron que comenzase a preparar opositores. Creían que mi experiencia y mis materiales podían ser útiles a los demás. Y no lo dudé. Primero en una academia y luego de forma autónoma, puse lo mejor de mis energías y de mi amor en ayudar a otras personas, alcanzando experiencias de incalculable valor al preparar a muchas personas. Las angustias, los miedos, los éxitos y también las penas que la oposición depara pasaron también a formar parte de mi vida. Y eso me enriqueció como persona porque me ayudó a ponerme en la piel de otros, a situarme en su posición, a ver la vida a través de los ojos de los demás. Y a la vez me resultó enormemente gratificante porque era revivir nuevamente unas experiencias que me habían marcado profundamente, hasta llegar al momento actual, en que puedo decir que las oposiciones son mi vida.

 

Nace Opolengua

Llegó Internet a nuestras vidas y yo tardé en incorporarme, volcado como estaba en la preparación presencial de mis opositores. Había un nuevo medio que me permitía llegar a todos los opositores españoles y eso era simplemente fantástico e ilusionante… pero ¿cómo igualar el calor de la preparación presencial a la frialdad digital? Ese era el reto y, nuevamente, me apresté a la aventura. Fundé www.opolengua.com y www.opohispania.com. Este blog que estás leyendo surgió en la primavera de 2013, como puedes ver si sigues el histórico de la página. Mi idea era ofrecer un faro, una guía, un lugar de encuentro, un rayo de esperanza que iluminase a opositores de toda España para alcanzar su meta. Al principio hubo dudas, incertidumbres, incluso errores inevitables. Era el coste de la adaptación… No es lo mismo tratar con personas  y darles a cada uno según sus necesidades cuando les ves físicamente semana a semana que imaginarse las reacciones de las personas que preparas en la distancia. Sustituir el abrazo físico por el digital. Pero han pasado cinco años de entonces y hemos mejorado año a año. Os agradezco a todas las personas el apoyo y las críticas recibidas durante este tiempo años, pues me han permitido obtener una experiencia impagable y lo más importante, progresar como preparador. He conocido personas más inexpertas que necesitaban un apoyo cotidiano y una guía constante para adentrarse en este mundo, he conocido personas que funcionaban autónomamente con los materiales, los video-tutoriales y las guías de los cursos, con escasa monitorización. A todos les he intentado ser útil. Y afortunadamente, en sus encuestas de evaluación, me han enseñado a mejorar los cursos.

Un nuevo reto: Opolengua Oro

Ahora me planteo un nuevo reto y es acompañar a todos los opositores desde que ellos lo decidan hasta alcanzar la plaza. No solo para desbrozar el camino a los inexpertos, sino a todos, ofreciendo una diversidad de cursos y posibilidades que se adapten a las necesidades de cualquier opositor. La experiencia me ha demostrado que la obtención de la plaza, en la mayoría de los casos, es un proceso en el que se necesita un apoyo diferente en cada fase para optimizar nuestro esfuerzo. Al principio necesitamos lo básico: un buen temario y una orientación general sobre los comentarios y la programación para abrirnos paso en la selva de las oposiciones. Luego, se trata de profundizar y mejorar en nuestras destrezas, sobre todo en la del comentario y mantener y ampliar los temas que vamos llevando. Quien hace esto, alcanza su meta antes y se prepara mejor para dar clase.

Es por eso que he decidido crear un nuevo concepto de Opolengua, al que he llamado Opolengua Oro, una idea con la que pretendo ayudar a los profesores de Lengua desde que comienzan a opositar hasta la obtención de la plaza. Y es por eso que su lema es “Contigo, siempre”, pues mi idea es acompañar a las personas desde el principio hasta el final de su carrera docente. Eso quiere decir que, aunque ya lleves unos años en la oposición, mi intención es ofrecerte el apoyo exacto en cada momento hasta que obtengas tu plaza. Hemos decidido llamarle Oro y hemos elegido como imagen a Cervantes porque queremos reunir la excelencia que evoca el Siglo de Oro español mediante la reunión exhaustiva de materiales que sirvan como el mayor banco de recursos existente en España para preparar las oposiciones.

Opolengua Oro es todo Opolengua

Hemos creado un aula virtual que contiene todos los cursos creados en estos años. Un centenar de video tutoriales, más de cien horas de video, decenas de comentarios, guías de lectura, ejercicios de sintaxis… Todo lo necesario para obtener la plaza: Cursos de lectura, de sintaxis, de prácticas didácticas y por supuesto, cursos de estudio, de comentario y de programación. Todo está al alcance y ofrecemos además una fórmula para mantenerse dentro del aula y actualizado durante varios años seguidos, hasta obtener la plaza.

 

¿Por qué empezar ya el curso?

Puedes empezar cualquier curso nuestro siempre que quieras. Pero Opolengua Oro se lanza desde ya. ¿Por qué? Pues porque hay muchas personas que están terminando sus másteres, porque hay muchas personas que se tienen que preparar para 2019 y hay muchas personas que están decidiendo ahora mismo que su futuro pasa por las oposiciones. Y a todas ellas hay que decirles que este camino es muy largo y que cuanto antes se empiece, mejor que mejor. Yo dediqué unas cinco mil horas a obtener mi plaza. Cuanto antes se comienza el recorrido, esa senda que no sabemos cuando ha te de terminar, antes se alcanza la meta. Esa es una verdad indiscutible.

Y en esta singladura, nuestra intención es estar contigo, siempre. Hasta el día de tu victoria.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+