Oposición en Cataluña 2018: La experiencia exitosa de Elisa López Almacellas

Hoy traemos a nuestro blog más noticias de las oposiciones en Cataluña. En concreto, publicamos la experiencia de Elisa López Almacellas.. Es una historia de fe, constancia y valor, que cuenta ella misma a través de su testimonio. ¡Enhorabuena, Elisa!

El testimonio de Elisa López Almacellas

Sueño + trabajo = éxito.

Lema que en muchas ocasiones he puesto en práctica y que, hasta el momento, me ha funcionado. Me llamo Elisa López y ya puedo asegurar que he aprobado las oposiciones de Lengua castellana y literatura y además he obtenido plaza y lo más importante: ¡en mis primeras oposiciones!

Llevo años trabajando en la bolsa de Cataluña como profesora, he llegado a hacer 200 km diarios durante cinco años y como muchos de vosotros tengo hijos, lo cual dificulta todavía más la tarea de enfrentarse a un proceso como este.

La mayoría de los compañeros de trabajo que ya tenían plaza me comentaban  “Yo obtuve plaza la tercera vez que me presenté…”, “la primera vez que vas a oposiciones es muy difícil aprobar…” y otras observaciones por el estilo a las cuales yo no hice mucho caso, porque si no, no os estaría contando esto, ¿verdad?

¿Qué hice yo? En primer lugar, confiar en mí misma, y, a continuación, buscar los medios necesarios para conseguir el tan ansiado premio. Aquí es donde intervino Opolengua. En mi caso fue muy útil a la hora de pasar la primera prueba (comentario lingüístico, comentario literario y caso práctico), ya que esta tenía un 70% de peso sobre la nota total de la primera prueba. Me puse en contacto con Eduardo y accedí a todo el material: archivos pdf, vídeos explicativos… y me puse manos a la obra, sacrificando horas de sueño, pero pensando siempre en que era posible.

A lo largo de todo el proceso recibí el soporte de Eduardo, tanto por vía telefónica como con sus comentarios en la web, que siempre me animaban, y a medida que se acercaba el día “D”, el miedo y la desconfianza rompían una brecha en mi firme posición. Pero se trató de una brecha efímera, caduca, débil, a la cual la autoconfianza desafiaba por momentos y acababa por autoconvencerme de que la inversión que hice en el curso daría sus frutos, eso sí, con trabajo duro y perseverancia.

Este próximo curso empiezo en un nuevo instituto a veinte minutos de casa y con la ilusión enorme de ver en mi adjudicación que ya no soy interina, sino propietaria provisional.

Puedo asegurar que el esfuerzo ha valido la pena, por mi familia, por mi autoconfianza y por ver que los sueños se cumplen si les dedicas trabajo y esfuerzo y tienes los soportes adecuados.

Gracias Opolengua, gracias Eduardo.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+