¿Prepararse la oposición digital o presencialmente?

El tema que tratamos hoy es muy importante y hay muchas personas que se lo plantean, porque de acertar en el modo de hacer depende que seamos capaces de optimizar nuestro esfuerzo para estudiar las oposiciones. Y como nos referimos a un esfuerzo tremendo, la importancia que cobra cualquier decisión relativa a cómo encarar el estudio es todavía mayor.

 

¿Qué riesgos corremos al prepararnos las oposiciones por Internet?

 

Muchas personas con las que hablo tienen dudas acerca de las posibilidades de realizar su formación por internet. ¿Por qué? Veamos algunas razones:

Algunas personas no se fían de la formación digital, porque al no tratar con el preparador y otras personas presencialmente, creen que pueden ser víctimas de un engaño o estafa. Este es un resquemor cada vez menos extendido, toda vez que las compras y las transacciones realizadas por la Red han crecido ininterrumpidamente desde el año 2000 y todo indica que ese crecimiento se mantendrá en los próximos años. Hoy día casi todo el mundo compra cosas por internet y ya se ha dado cuenta que la posibilidad de sufrir una estafa es la misma que presencialmente.

De todas formas, en Opohispania tenemos dos maneras de combatir esos temores: la primera y fundamental, la firma de un contrato con todas las personas que realizan nuestros cursos por el cual materiales y correcciones están garantizadas; la segunda, el crédito que nos da el hecho de que llevemos ya cinco años preparando por Internet y las decenas de personas aprobadas y con plaza en este tiempo.

La otra gran duda tiene que ver con el propio rendimiento. Hay personas que nos manifiestan que prefieren la formación presencial, porque en un grupo humano que se reúna semanalmete se sienten más cómodas y motivadas para asistir a las sesiones y estudiar, que en una relación individualizada con un preparador. Consideran que la relación digital es fría y distante. Esto ya es otra cosa, porque, efectivamente, hay personas que se sienten así y contra eso poco podemos hacer. Efectivamente, en un grupo presencial vamos a encontrar personas con nuestras mismas inquietudes y el trato con ellos puede animarnos a estudiar más, siendo la sesión como una especie de terapia. Efectivamente, conozco bien esta necesidad porque yo he estado mucho tiempo presencialmente y, desde luego, había personas que el vínculo que mantenían con las oposiciones se debía al grupo. Pero que esto sea verdad para muchas personas, no quiere decir que sea verdad. Además hay que tener en cuenta de que en los grupos no es extraña tampoco la presencia de personas tóxicas que con sus comentario o actitud hacen un flaco favor a sus compañeros transfiriendo al grupo sus pesares, angustias o celos. No hay nada más contagioso que el miedo, y en la preparación de las oposiciones hay mucho miedo y angustia y muchas ganas de difundirlos, tanto en grupos presenciales como digitales.

Todavía, según afirman los detractores de la formación digital, hay otra ventaja que tiene la formación presencial y es que las preguntas y las dudas se pueden preguntar en la propia sesión al preparador. También esto es cierto, pero con salvedades. Pondremos casos reales que me han pasado a mí como preparador presencial. Por un lado hay personas que preguntan constantemente ralentizando la clase. Por otro lado, hay personas que preguntan cosas que otras ya tienen más que sabidas. Las dudas suelen ser individuales, pues cuando son colectivas es que parte de la explicación ha quedado coja. Pongamos ejemplos: Una persona licenciada en Periodismo hace una pregunta sobre el grupo nominal u otra cuestión básica. El preparador se la responde. Algunos de la clase se disgustan por haber “perdido” su tiempo atendiendo una cuestión básica. Solución del preparador: no contestar dudas que no tengan que ver estrictamente con lo que se esté tratando en el comentario o tema y responderlas en otro momento de forma individualizada. Esto mismo me pasó a mí: cuando tenía los grupos presenciales no respondía dudas de forma colectiva, sino individual.

 

Las ventajas de preparar las oposiciones por la Red

Esas son las dos ventajas que veo en la formación presencial. Pasemos ahora a las ventajas de la formación por Internet.

 

La primera de todas es la libertad. No es preciso que vayas a una clase una tarde a la semana, sino que la clase está disponible para ti cuando quieras y las veces que quieras. Puede ser un domingo a las tres de la madrugada o un viernes a las ocho de la mañana. Cuando disponemos de tiempo para organizarnos, podemos rendir mucho mejor.

 

La segunda es la individualización. Este es para mí el valor fundamental de la preparación digital y esta es la razón por la que fundé Opohispania. En un grupo tenemos que esperar que todas las dudas de los demás nos interesen (lo cual es muy difícil) y seguir las normas de preguntar las dudas que vaya estableciendo el preparador. En la formación digital de Opohispania tienes nuestro compromiso de que en un plazo de 24 o 48 horas tus dudas quedan contestadas y resueltas. El año pasado respondimos centenares de correos de dudas en el plazo establecido.

La tercera es la individualidad. Las oposiciones son una lucha en solitario, pues el premio no es colectivo, sino individual. En una clase de universidad, el premio puede ser para todos, pues todos pueden aprobar. Aquí no, la lucha es individual y la mejor manera, en mi opinión, de prepararse es hacerlo fuera de un grupo con lo que focalizamos nuestro interés en nosotros mismos  y nos evitamos las influencias perniciosas de personas tóxicas. Es común que en grupos se tienda a pedir materiales a otras personas, estableciéndose relaciones de parasitismo opositor de unas personas por otras. Esta presión se evita trabajando de forma individual.

La final de todas es el ahorro en dinero. Al no tener que desplazarnos a ningún sitio no tenemos que dedicar una o dos horas a este menester ni tampoco gastarnos en transporte y eventualmente en gasolina y aparcamiento.

Así pues, cuando alguien se plantea formación digital o presencial, mi pregunta sería: ¿tienes verdadera necesidad psicológica de un grupo aun con sus inconvenientes? Si la respuesta es sí, no tengas dudas y busca la mejor preparación presencial que encuentres. Ahora, si lo que buscas es la mejor preparación sin otros condicionamientos, busca la mejor y esa puede ser la digital.

Por tanto, la formación digital en mi opinión es más útil que la presencial ya que te evita desplazamientos, te ahorra dinero y, sobre todo, te da libertad e individualidad (que es en el fondo, lo mismo). Y es por esto por lo que en Opohispania nos hemos especializado en ella. Antes de comenzar la preparación firmamos un contrato clarísimo con el opositor que cumplimos a rajatabla para que todos los valores que tiene la preparación digital individualizada queden garantizados por la ley.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter