¿Por qué y cómo debe prepararse la prueba del comentario en las oposiciones?

En www.opolengua.com también prestamos especial atención a los cursos de comentario.

¿Por qué es tan importante el comentario?

Solo haciendo un buen comentario podemos obtener la plaza. Hay que recordar en este sentido que algunas comunidades (como Madrid) ponderan el comentario dándole el 70%  del valor de la primera prueba, dejando el tema en un 30%, por lo que la adecuada preparación de la misma es decisiva. El comentario consiste en explicar por qué el texto dice eso que dice (y no dice otra cosa) y de la manera concreta en que lo dice (y no de otra). Es decir, por qué el texto del Cid habla de guerra y de riquezas y por qué utiliza la rima asonante. De eso es de lo que trata en el comentario.

 

¿Y entonces, cómo debe prepararse esta prueba?

Por un lado, dominar el temario. Es imposible hacer un buen comentario sobre un texto del Poema de Mío Cid si no se conocen los rasgos esenciales de la literatura épica, pues al fin y al cabo, de lo que se trata en un comentario (como acabamos de señalar) es de demostrar en ese texto la  presencia de  unos rasgos temáticos y formales que lo individualizan e identifican como perteneciente a un género, una época y un autor.

Pero sólo el estudio es insuficiente. Si tal fuera así, no existiría la prueba, que consiste en explicar ese texto literario o no literario. Es necesario aprender a analizar y comentar. Y a eso solo se aprende comentando; es decir, haciendo comentarios. Y nada mejor que aprender recibiendo clases prácticas, leyendo de forma comprensiva modelos útiles de comentario y haciendo comentarios en las mismas condiciones a las que uno se enfrentará en la oposición.

Esto último creo que es esencial. En la oposición contamos con un tiempo muy limitado para realizar el comentario (entre una hora y media y cuatro horas según la convocatoria). En muchas academias (o al menos en las más renombradas) tienen a reputados profesores que realizan unos comentarios perfectos. También las editoriales más prestigiosas y los más eminentes profesores universitarios tienen manuales de comentarios o libros de comentario de texto con decenas de comentarios ya resueltos. Es más, basta con echarle un vistazo a la Red para encontrarse con mil páginas de buenos profesores de instituto que cuelgan comentarios bastante buenos. ¿Pero es eso lo mejor que uno puede hacer para prepararse? Yo creo que no porque aquí de lo que se trata es de prepararse para una prueba muy concreta.

No se trata de enseñar a correr maratones con los ojos abiertos sino de enseñar a correr cien metros vallas sin tirar ni una sola valla en menos de quince segundos con los ojos cerrados. Y a eso no enseñan (por norma general) ni en las academias ni en los manuales de comentario.

Los opositores salen de la clase de la academia con el convencimiento absoluto de que su profesor es una lumbrera (y con la conciencia de que ellos mismos valen mucho menos y de que la prueba es muy difícil de superar). Para ese resultado no hace falta tanto esfuerzo.

Lo importante es prepararse para el comentario de las oposiciones y no es lo mismo hacer un comentario en varios días conociendo el texto y acudiendo a mil fuentes con toda tranquilidad que hacer un comentario en hora y media de un texto desconocido sin poder consultar absolutamente nada. No tiene nada que ver. No es lo mismo hacer una carrera con los  ojos vendado que hacerla con los ojos abiertos. Habrá quien diga que es igual porque en los dos casos hay que correr, pero a mí me  parece que no tiene nada que ver.

Así pues de lo que tratamos en www.opolengua.com es de dar explicaciones concretas y proponer modelos concretos de cada tipo de comentario que se puedan realizar por el opositor y luego corregir los ejercicios prácticos que el propio opositor envía. Pues solo a través de la corrección es posible la mejora. Esas correcciones las realizo yo mismo o personas de mi confianza que han formado parte de tribunales en los últimos años.

En la oposición hay otro elemento decisivo y es identificar el texto que nos propone el tribunal, que suele ser un texto que muestra rasgos evidentes de un período, género o autor pero que a menudo no es de una obra muy conocida. Es obvio que quien acierta la obra puede acudir a sus conocimientos sobre la misma, el autor o su movimiento literario y tendrá media plaza en el bolsillo. ¿Y cómo conseguir eso? Habiendo leído muchas obras. Así pues, el tercer elemento importante en la preparación del comentario es la lectura de obras de cada período a estudio. Y en eso no podemos sustituir al opositor. Lo que sí hacemos es dar un listado mínimo de obras y autores recomendados para que el opositor al menos, si no ha leído la obra, pueda hacerse un plan de lecturas a largo plazo y en el peor de los casos, al menos pueda echar un vistazo a sus personajes y argumento en la propia Red.

El cuarto elemento son los exámenes. En las oposiciones es muy importante enfrentarse a los mismos textos de la oposición, en las mismas condiciones de la oposición. Y por ello cada uno de nuestros cursos de comentario cuenta con uno o más exámenes en los que te enfrentarás a los mismos textos que se pusieron en las convocatorias reales de oposición desde 1998 hasta la actualidad, porque son ya 16 años los que yo llevo preparando opositores con buenos resultados y he recopilado textos de las diferentes convocatorias.

 ¿Cómo se siguen nuestros cursos de comentario?

Nuestros cursos se siguen a través de una plataforma Moodle al ritmo que uno desee. Basta con conectarse en el momento y lugar que uno lo desee para ver los videos de clase las veces que uno necesite y analizar los textos modelo y realizar los ejercicios de práctica. Cada sesión de comentario consta de un video-tutorial explicativo, al menos un comentario corregido que sirve como modelo práctico y un comentario que el opositor debe realizar y enviar para su corrección. Algunos también tienen una batería de ejercicios auxiliares.

Cada examen es una prueba igual a la que se realiza en cada comunidad autónoma que el opositor deber realizar en el tiempo estipulado y enviar después para su corrección Los exámenes siguen las mismas pautas de ejercicios ya planteados en oposiciones o incluso son exámenes de años anteriores.

Si te incorporas más tarde de la fecha, da igual, pues puedes avanzar a tu ritmo y realizar los exámenes cuando mejor te parezca. Te los corregiremos gustosamente en ese momento.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+