¿Preparador o academia?

Una vez que te decides a opositar, esta duda puede surgir. Lo mejor es, sin lugar a dudas un buen preparador. Entre un buen preparador y una academia con prestigio, no tengo dudas, un buen preparador del que tengas referencias. ¿Sabes por qué? Porque si lleva tiempo en esto, no puede ser malo. ¡¡Se habría quedado sin alumnos!! Y un preparador, por la cuenta que le  trae, siempre te tratará mejor y más pesonalmente que una academia.

De todas formas, aquí te acompaño este cuadro explicativo:

 

Preparador

Academia

Artesanía

El preparador es un artesano, un profesional que está al pie del cañón y que responde por sí mismo de lo que hace. Sabe perfectamente que solo renovando y mejorando sus métodos de trabajo con los opositores podré mantenerme como preparador.

Cadena de montaje

Una academia sigue protocolos fijos y el preparador se limita a seguirlos.

Implicación personal

El preparador se preocupa con mimo de que sus alumnos vayan preparados de la mejor forma posible pues sabe que su éxito, prestigio y ganancias van unidas al hecho de que tú obtengas tu plaza. Tú eres la mejor publicidad para él.

Rutina

En una academia, el preparador no se  implica personalmente como lo hace un preparador. Los profesores de la academia obtienen un salario por el que complementan sus ingresos.

Personalización.

Grupos grandes.

 

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

Be the first to comment on "¿Preparador o academia?"

Deja un comentario