¿Qué hacer durante el verano?

 

Este curso 20102-2013 ha sido uno de los más duros que se recuerdan. Los recortes aplicados por el Gobierno de España y las comunidades autónomas condujeron a la no contratación de interinos lo que supuso para miles de personas meses de incertidumbre y angustia. Esto, unido a la inestabilidad política y financiera de Europa y más en concreto de España, ha hecho dudar a muchos opositores (sobre todo interinos) de que vaya a haber oposiciones en el año 2014 y eso ha conducido a su vez a que muchas personas no hayan estudiado dejando aparcados durante todo el curso sus temas y conocimientos. Como cualquiera puede suponer, se han “acartonado” nuestros conocimientos, que siguen ahí, pero bajo una gruesa capa de molicie y vacaciones de estudio.

A estas alturas de 2013, un opositor consciente sabe varias cosas. Una, en 2014 habrá oposiciones; dos, el proceso será duro pues habrá una gran competencia para pocas plazas; tres, hay que prepararse bien desde ya para estar entre los mejores.

Nuestra respuesta a esta situación siempre es invariable y triple. Estudiar, estudiar y estudiar. Leer, leer y leer. Por tierra, mar y aire.

¿Y qué hacer en este sentido justo antes de empezar el duro año 2013-2014… ¿Cómo retomar el trabajo después de un año sin estudiar nada? Pues daremos las dos pautas para mí más importantes:

1-      Lo primero, es hora de refrescar y solidificar lo que ya sabíamos. Hay que retomar todos los temas que llevamos para 2012 y reestudiarlos. Este proceso nos costará más o menos tiempo y esfuerzo en función de nuestro dominio y esquematización del temario hecho con anterioridad. Si ya hicimos un buen trabajo al resumir y estudiar los temas, el proceso será más rápido y sólido. De hecho, yo siempre insisto por esta razón, en que es más importante SIEMPRE el repaso que el estudio. Si nuestros repasos no eran buenos, se tratará, desafortunadamente, casi de comenzar de nuevo, para lo cual pueden ser muy útiles nuestros nuevos video tutoriales. En todo caso, aquí se vuelve a demostrar que el repaso es una actividad imprescindible que nos ahorra tiempo de estudio y de repaso a la larga.

2-      Lo segundo es establecerse un buen plan de lecturas que tenga relación con el temario de forma que cuando estemos estudiando la picaresca, leamos las novelas picarecas más importante. De todas formas, yo en verano os animo a leer obras que sean de vuestro agrado y además sirvan para las oposiciones. Quizá el plan de lecturas del opositor para el verano sea una de mis entradas próximas.

Cumpliendo estas dos normas, nuestro cerebro aparecerá en setiembre en pleno vigor, dispuesto a echar muchas horas a la oposición. El de nuestros adversarios por el contrario seguirá oxidado. Y seguramente nuestros rivales hasta noviembre no se pongan efectivamente en marcha. Eso en la práctica quiere decir que gracias a nuestra previsión llevaremos a nuestros adversarios casi cuatro meses de adelanto,  por lo que llevaremos muchos más temas que ellos (entre ocho y treinta y dos). Quizá alguno de ellos caiga en junio de 2014. Ojalá que tú lo lleves y lo desarrolles de forma magistral, dando un paso de gigante para obtener tu plaza.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter