¿Cómo afectan a las oposiciones de 2016 las elecciones del 20 de diciembre?

¿Cómo afectan a las oposiciones de 2016 las elecciones del 20 de diciembre?

DSC_0614

Esta semana se ha cerrado la X legislatura del período democrático y se han convocado elecciones para el día 20 de diciembre. Y algunos opositores se estarán preguntando: ¿cómo afecta esto a las oposiciones de 2016?
Lo primero que hay que indicar es que las oposiciones las convocan las comunidades autónomas. Y los diferentes gobiernos autonómicos ya están anunciando a bombo y platillo (por motivos electorales por supuesto) que el año que viene piensan convocar. El Gobierno de España (también con fines electorales por supuesto) ha aprobado el presupuesto del Estado mucho antes de lo normal y además ha permitido a las distintas autonomías endeudarse más que años atrás. Incluso esto ha llevado a la Comisión Europea a avisar al Gobierno de que España va a superar el objetivo de déficit para el año que viene y por tanto, puede ser multada.
Pero el Gobierno de España (PP) y los partidos que gobiernan en las autonomías (sobre todo el PSOE) están preocupados por garantizarse sobre todo y ante todo un buen resultado electoral, por lo que el Gobierno ha permitido a todas las autonomías convocar oposiciones para 2016 con una tasa de reposición del 100% y eso está siendo aprovechado por todos los ejecutivos autonómicos. Al fin y al cabo, ¿qué político no quiere caer bien a su electorado? ¿Es que alguien cree que hay gobiernos que no quieren convocar plazas? Nadie se tira piedras a su tejado. Si años atrás ha habido recortes, como ya dijimos, fue por la presión de Alemania, que es quien gobierna y manda realmente en Europa. La prueba es el caso griego, en el que hasta Tsipras, con un gobierno al estilo Podemos, ha tenido que acabar cediendo ante Ángela Merkel.
Por tanto, lo primero que hay que dejar claro, es que las oposiciones del año 2016 no corren riesgo alguno sea quien fuere el partido que gobierne en España.
Algo distinto es lo que puede ocurrir con las bases de las convocatorias. Y atención porque lo que sigue es muy importante. Las bases de las programaciones a entregar en 2016 tendrían que estar de acuerdo con el currículo en vigor. Y esto querría decir inicialmente que deberían ser convocadas bajo el modelo de la LOMCE. Pues bien, esto es lo que no es seguro, ya que el PSOE ha anunciado que si gana las elecciones derogará la LOMCE.
Las posibilidades de que el PSOE gane las elecciones, según dicen las encuestas, son escasas. Pero sí es posible que llegue a tocar poder si pacta con Ciudadanos o Podemos o con las dos fuerzas. Y si esto ocurre, la intención del PSOE sería derogar la ley.
La siguiente pregunta es si tiene margen para derogar la LOMCE. Y la respuesta es sí. Las cámaras se constituirán el 13 de enero de 2016 por lo que antes de que finalice enero habrá nuevo Gobierno. Y un hipotético ministro del PSOE podría derogar la ley en menos de un mes simplemente restituyendo los artículos de la LOE que la LOMCE rectifica. Recordemos en este sentido que contrariamente a lo que se ha vendido, la LOMCE no es una ruptura en relación con la ley, pues no la deroga, sino la modificación de parte de su articulado. Por tanto, nada más sencillo que derogar la ley y mantener, aunque sea provisionalmente, todo el currículo anterior. De hecho, hay dos comunidades, que no casualmente son Andalucía y la Comunidad Vasca, que todavía no han desarrollado los decretos de Secundaria de la LOMCE, como forma de obstaculizar su implantación.
En una situación con un nuevo ministro de Educación del PSOE, lo más probable es que las bases de las convocatorias (que también son redactadas por cada autonomía aproximadamente en marzo) plantearan que el modelo curricular seguiría siendo el LOE y no el LOMCE.
Así pues y como conclusión podemos decir tres cosas.
La primera, las oposiciones de 2016 no corren peligro.
La segunda, si hay Gobierno del PSOE, las bases de las convocatorias se regirán por el modelo LOE y no por el LOMCE.
Lo tercero y muy importante: Es lamentable que una vez más nos acerquemos a un proceso de oposiciones sin tener un marco legal estable y con tantas lagunas e inconcreciones. No creemos que pase lo que ocurrió en 2012 en Andalucía, cuando se desconvocaron de forma esperpéntica unas oposiciones ya convocadas, pero sí volvemos a las andadas. La educación sigue siendo un campo de batalla política y eso hace que los cambios de leyes sean constantes con el consiguiente perjuicio para alumnos, profesores y en este caso, opositores. Los opositores deben concentrar sus energías en convertirse en buenos profesores. Con eso tenemos bastante. Esperemos que estos nuevos vientos políticos traigan por fin un Pacto Nacional sobre educación. En este tema, contra lo que se suele decir, no es que falte dinero en la educación; lo que falta es sentido común.
Finalmente, estas semanas previas al 20 de diciembre debemos prestar atención a los programas electorales de todos los partidos para ver si efectivamente piensan modificar, derogar o mantener la LOMCE de forma que tengamos claras cuáles son sus intenciones, cómo afectan a nuestros intereses y por tanto, tengamos elementos de juicio para votar en conciencia. Nosotros estaremos atentos.

Menu