¡Ponte a prueba! 33/2019 Oposiciones de Lengua castellana y literatura

Como cada viernes, volvemos con una entrega más de nuestro acertijo de fin de semana, “¡Ponte a prueba!”, con el que intentamos servir de apoyo y complemento, aportando un cierto toque lúdico, a las personas que preparan el comentario de texto de las oposiciones de Lengua castellana y Literatura.

Seguimos hoy en nuestro acertijo con un texto que podría aparecer en los próximos procesos convocados en Baleares, Galicia o Comunidad Valenciana. Se trata, además de una famosa obra que en su época tuvo un éxito resonante. Como siempre, debemos acertar el título, el autor, la época, el género y el movimiento literario; es decir, todos aquellos elementos que podrían servirnos para orientar nuestro comentario.

Y nada más. Ya sabéis que las respuestas a este acertijo han de hacerse en la página de Facebook de Opolengua hasta el domino por la noche y que el lunes daremos la solución y la relación de acertantes, también en nuestra página.

Comenzaba a amanecer cuando bajaron el cadáver al fondo de la fosa, que rezumaba agua por todos lados. Una luz fría y azulada extendíase sobre la Albufera, dando a su superficie el duro reflejo del acero. Por el espacio gris pasaban en triángulo las primeras bandadas de pájaros. El tío Toni miró por última vez a su hijo. Después volvió la espalda, como si le avergonzasen las lágrimas que rompían por fin la dureza de sus ojos. Su vida estaba terminada. ¡Tantos años de batalla con el lago, creyendo que formaba una fortuna, y preparando, sin saberlo, la tumba de su hijo…!Hería con sus pies aquella tierra que guardaba la esencia de su vida.
Primero la había dedicado su sudor, su fuerza, sus ilusiones; ahora, cuando había que abonarla, la entregaba sus propias entrañas, el hijo, el sucesor, la esperanza, dando por terminada su obra. La tierra cumpliría su misión: crecería la cosecha como un rnar de espigas cobrizas sobre el cadáver de Tonet. Pero a él… ¿qué le restaba que hacer en el mundo? Lloró el padre contemplando el vacío de su existencia, la soledad que le esperaba hasta la muerte, lisa, monótona, interminable, como aquel lago que brillaba ante sus ojos, sin una barca que cortase su rasa superficie.
Y mientras el lamento del tío Toni rasgaba como un alarido de desesperación el silencio del amanecer, la Borda, viendo de espaldas a su padre, inclinóse al borde de la fosa y besó la lívida cabeza con un beso ardiente, de inmensa pasión, de amor sin esperanza, osando, ante el misterio de la muerte, revelar por primera vez el secreto de su vida.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter