¡A por nuestros objetivos!

¡A por nuestros objetivos!

Volvemos otra vez al blog tras el paréntesis vacacional con una entrada ligera y sencilla, que sirve como colofón a este período y anuncia los grandes retos a los que nos enfrentaremos en las próximas semanas, pues el día D ya se acerca en muchas comunidades. Se acerca el esprint final.

Durante estas vacaciones aproveché para acercarme a Sierra Nevada. Unos días de descanso que nos hacen falta a todos. El deporte es fundamental como hemos dicho otras veces en este blog de www.opolengua.com para deshacer nuestras tensiones y descansar nuestro cerebro. A la vez, determinados deportes, sobre todo los individuales y que no entrañan competición contra otras personas, nos permiten establecer paralelismos con las oposiciones, extrayendo así lecciones que nos pueden ser muy útiles para el estudio y para la vida. Deportes como el montañismo, el atletismo o la natación son especialmente recomendados para opositores por lo que entrañan de constancia, soledad, fortaleza de espíritu y esfuerzo individual.

El esquí es otro de estos deportes. Un deporte individual, una lucha contra uno mismo por superar retos hasta alcanzar la meta final. Cuando todavía no se sabe uno poner las botas y los esquíes, el reto es conseguir deslizarse sin caerse unos cuantos metros. En la oposición, cuando estamos empezando, cuando nos enfrentamos por primera vez al temario, todo se nos hace muy cuesta arriba.

Más tarde los esquiadores luchan por ser principiantes y rematar con seguridad las pistas verdes (las más sencillas). Luego vendrán las azules (con una inclinación del 20%), las rojas (hasta el 40%) y, si es posible, las negras (con más del 40% de pendiente). La montaña, las condiciones climatológicas nos ponen obstáculos que parecen a veces difíciles de superar. También está nuestra seguridad en lo que hacemos y el miedo a la pendiente, a la velocidad o a las caídas que hacen que nos descentremos y no pongamos todo lo que poner, perdiendo la oportunidad de avanzar más deprisa, de llegar más pronto a nuestro objetivo final.

IMG_0610

Esto también ocurre en las oposiciones. El temario y sus dificultades, los comentarios, las políticas cambiantes y hasta caprichosas (como la atmósfera) de las sucesivas administraciones, el miedo al fracaso o los rumores nos pueden distraer de nuestro objetivo.

Como ya dijimos en una de nuestras primeras entradas, cada uno debe tener un objetivo en su año de oposiciones. Y este no puede ni debe ser siempre sacar la plaza. Ya hemos explicado esto en otras ocasiones: el sistema de puntos impide que los principiantes compitan en igualdad con los veteranos. Así pues, para muchos las pistas verdes (la toma de contacto y el aprobado con nota alta) puede ser el máximo objetivo posible si no hay muchas plazas. El objetivo puede ser entrar en el sistema. Para otras personas (esquiadores ya de pistas rojas), interinos con cinco puntos de antigüedad y diez puntos totales de méritos, el objetivo es ya hacer plaza. En fin, cada uno tiene su meta y debe pelear por ella.

No hay que tener miedo a luchar. Somos capaces de lo mejor  porque ya lo hemos demostrado. En estas semanas que quedan van a aparecer los miedos y estos muchas veces adquieren la forma de rumores o de personas que nos rodean que son una  mala influencia. No escuchemos nada que no sea favorable al estudio. No hagamos caso a nadie que nos desmoralice. Concentrémonos en nosotros mismos, en nuestro futuro y en quienes realmente nos quieren. Y demos lo mejor de nosotros mismos.

Porque el estudio de las oposiciones, como el esquí, tiene una estacion de llegada. Solo los que se lanzan por la pendiente llegan a ella. Y allí están todos los que nos quieren esperándonos. Esa pendiente se abre, cautivadora, ante nosotros. No desaprovechemos la oportunidad de lanzarnos a la aventura.

Saludos y ánimo.

Menu