El examen teórico de las oposiciones: su preparación y sus calificaciones

Ya se acerca el ejercicio teórico, el primero. Yo ahroa estoy corrigiendo exámenes de opositores y es común que las personas se planteen que nota es buena en un examen de oposición.

Yo al corregir los exámenes de las  personas que preparo, siempre tiendo a la baja. Es decir, una buenísima nota en un examen de oposición es un 7. En todo caso, hay que tener claro que en una oposición las notas siempre son relativas. Es decir, de nada nos vale un 7 si hay en el tribunal 80 personas que han sacado un 9. Y por la misma razón, un 5 es una buenísima nota si todos los demás han suspendido. Es decir, la buena nota es la que nos da la plaza o nos acerca a ella.

En este sentido, creo que se pueden hacer cuatro grandes clasificaciones:

Las personas que destacarán por encima de los demás por tener un ejercicio sobresaliente. Citas, rigor, complejidad y expresión brillante son los ingredientes imprescindibles para obtener esta calificación. ¿Y a cuánto equivale esta nota? Pues depende, puede ser un 7 (si esa es la nota máxima) o un 10. Generalmente si hay pocas plazas, las notas son muy bajas y si hay muchas, las notas son muy altas. Dicho de otra manera, si hay cincuenta aprobados, por lógica habrá mucha distancia entre el mejor y el peor de tal forma que el tribunal subirá las notas para distanciar al 10 del 5. Pero si solo hay una plaza y aprueban tres bastará con poner un 7,5 y dos 5 porque los peores (que en otra circunstancia habrían aprobado) ya han sido cribados y se han quedado en el 3.

La segunda clasificación es la de los ejercicios de notable. Son más que un aprobado pero no llegan a ser sobresalientes. Esta calificaicón puede oscilar entre el 5,5 y el 7.

La tercera clasificación es la de los aprobados, que son aquellas personas a  las que el tribunal quiere dar la oportunidad de seguir luchando. Su ejercicio les ha parecido mediocre, pero creen que no se les debe eliminar.

El último escalafón es el suspenso. El tribunal no da la oportunidad a estas personas por diferentes razones. Porque hay muy pocas plazas y les ven muy lejos de los mejores o porque han cometido errores que les parece que no les capacitan para ser profesores. Estos errores muy habitualmente tienen que ver con la expresión o la ortografía. Y esa es una elección importante. Aunque parezca mentira, muchas personas que verás el día D tienen problemas en este sentido, con lo que el número de gente que se presenta es en realidad inferior al que parece, ya que algunas personas están eliminadas antes de empezar.

Lo principal, desde luego, (además de un buen temario) es tener un buen método de estudio, que nos permita aprendernos la mayor cantidad de temas posibles de forma que podamos afrontar la prueba con garantía. Un método de estudio que nos permita emplear el máximo tiempo en la redacción, que consiga que estemos las dos horas escribiendo y no pensando en la siguiente frase que vamos a escribir. Eso, que es decisivo, es lo que intenta nuestro método de estudio Adama. Ese método (que a mí me dio la plaza) es el que difundimos desde www.opolengua.com