¿De qué hablamos cuando hablamos de deporte en las oposiciones?

El escritor japonés Haruki Murakami tiene un famoso libro, ¿De qué hablo cuando hablo de correr? en el que explica qué ha supuesto y supone para él la práctica de la carrera y da interesantes consejos prácticos. Hoy nosotros tratamos un tema que, aunque parezca lo contrario, no es baladí. Es más, en mi opinión y en mi experiencia, se trata de un tema fundamental: la realización de ejercicio físico como complemento al estudio. Pasaremos a analizar sus aspectos fundamentales.

¿Por qué es importante el ejercicio físico como complemento al estudio?

Se pueden aprobar las oposiciones y obtener la plaza sin hacer deporte. Vaya esto por delante. Conozco a muchas personas, preparadas por mi, compañeros y amigos en general, que no han hecho deporte en toda su vida y que, sin embargo, han obtenido la plaza sin mayores problemas. Luego, lo primero que hay que tener claro es que en las oposiciones se trata sobre todo de estudiar, no de preparar unas Olimpiadas. Esto quiere decir que nos planteamos la práctica deportiva como un complemento al estudio y nada más.

¿Y por qué es bueno hacer deporte? Pues, básicamente,  para liberar tensiones. Todos sabemos la enorme presión que como opositores soportamos. ¿Cuándo serán por fin las oposiciones?, ¿cómo será el examen?, ¿saldrá alguno de mis temas favoritos?, ¿tendré suerte en la encerrona?, ¿me dará tiempo a concluir mi objetivo de estudio? Todas estas dudas y muchas más nos martillean a diario a la hora de la comida, del desayuno, mientras estudiamos… y lo que es peor, a la hora de ir a dormir, pues muchas veces nos llevamos esas tensiones a la cama. Y entonces, cuando el propio sueño está afectado, llega lo peor: la ansiedad.

Hacer deporte es una de las mejores forma de deshacernos de las tensiones del día. La liberación de endorfinas y el cansancio que provoca pueden ayudarnos muy positivamente a sobrellevar e incluso neutralizar esas tensiones, produciéndonos además una cierta sensación de optimismo. Tras una buena sesión de deporte y una buena ducha, una cena y un rápido repaso a lo hecho en el día, pueden ser la mejor forma de encarar el merecido descanso nocturno.

¿Qué deportes pueden ayudarnos a liberar las tensiones de las oposiciones?

Inicialmente, todos. Pero en la práctica, para que un deporte nos pueda ayudar en las oposiciones debe ser practicado con la misma regularidad que el propio estudio. Es decir, la vela o el alpinismo, a pesar de los enormes parecidos que tienen con el propio proceso del opositor, no son los más aconsejables por la cantidad de tiempo que precisan y por la escasa regularidad que vamos a poder dar a su práctica. Necesitamos algo que podamos hacer todos los días y que no implique una gran carga de tiempo. Por tanto, los mejores son aquellos deportes que exigen una escasa preparación previa y sobre todo, no exigen de un gasto de tiempo excesivo para poder ser realizados. El fútbol, el tenis, el paddle, el squash, el baloncesto, el boxeo o las artes marciales pueden servir perfectamente para complementar las oposiciones, pues pueden ser practicados con regularidad y se pueden encontrar instalaciones deportivas adecuadas con relativa facilidad.

¿Cuáles son los mejores deportes para complementarnos en las oposiciones?

Los mejores deportes son los que se pueden practicar en solitario, como la carrera, el ciclismo y la natación. Al hacerse en soledad, se trata de deportes que podemos practicar siempre que queramos, a cualquier hora del día, lo que es fundamental a la hora de hacernos nuestro plan diario de trabajo. Podemos incluir nuestras rutinas deportivas dentro del plan de trabajo semanal, dando mayor o menor peso a la misma en función de nuestras necesidades generales y de cómo nos encontremos.

Además, estos deportes tienen una enorme similitud con las oposiciones. Precisamente porque son rutinarios y acumulativos; es decir, se trata de correr o nadar metro a metro (tema a tema) e ir acumulando espacio como vamos también acumulando los temas. Incluso yo recomiendo que de forma paralela al estudio de las oposiciones, nos realicemos nuestro propio plan de desarrollo deportivo, fijándonos a la vez un reto, como pueda ser correr una carrera popular de 10 km, una media maratón o una maratón en una determinada marca. Afortunadamente hoy son muchísimas las paginas webs y las carreras que hoy existen para quienes se enganchen a este deporte. La natación además es un ejercicio muy relajante, que yo practico varias veces por semana y nos da un tono muscular sensacional. La bicicleta une a estos elementos la belleza y la sensación de libertad que nos da el desplazamiento por el medio físico.

Se trata además de deportes que podemos realizar mientras estudiamos. No podemos jugar al fútbol, al tenis o boxear mientras repasamos un tema. Tenemos que concentrarnos en lo que hace el rival y en nosotros mismos. Pero en el caso de estos deportes sí es posible. Sobre todo correr en pista y nadar, que no exigen mayor atención, ni nos ponen en riesgo, son ideales en este sentido. Yo muchas veces corría con mis cascos puestos, escuchando temas de la oposición.

Mi propia experiencia

Yo hacía deporte mientras estudiaba de cuatro a seis días por semana. Lo normal era tres días de natación (lunes, miércoles y viernes) en los que nadaba unos 1500 metros. Martes y jueves corría y hacía musculación y los sábados jugaba un partido de fútbol con los amigos. El resultado era mayor liberación de tensiones y mayor concentración cuando me ponía a estudiar.

Consejos para organizar el deporte y las oposiciones

1- Elegir un deporte e incluir su práctica en el plan de trabajo con hora de inicio y finalización clara.

2- Realizar el deporte al final de la jornada de trabajo, como forma de liberar tensiones y preparar el descanso nocturno.

3- Hacernos un plan deportivo que incluya un reto personal (mejorar marcas, participar en carreras y acabarlas, etc.).

4- No dejar espacio a la pereza y seguir el plan marcado adaptándolo en cada caso si es preciso.