La experiencia de Ángela Cacho durante este curso con Opolengua

Mi nombre es Ángela y tengo 27 años. En el 2015 me presenté por primera vez a unas oposiciones. Fue en Murcia y fue un fracaso. No es fácil encajar un mal resultado tras un año de estudio intenso  y cuando durante la carrera todo ha ido muy bien. Ese año me preparé de manera independiente. Para resolver dudas puntuales acababa siempre en la página web opolengua. com. Al principio llegaba por casualidad y en los últimos días, cuando la tensión y las dudas se hacían más intensas, acudía directamente a la página de Eduardo, pues sus entradas calibraban perfectamente el estado de ánimo y las dudas del opositor en los últimos momentos. Tenían el efecto de serenarme. Estos consejos están al alcance de todo el mundo y ya transparentan aspectos fundamentales de su método: el dominio de los mecanismos de la oposición, la milimétrica y eficiente  organización, el conocimiento profundo de nuestra materia y de los modos más efectivos de transmitirla y una gran sensibilidad para entender al opositor.  Ante el primer fracaso me sentía con una falta absoluta de asideros y sin saber qué había fallado. Fue entonces cuando me puse en contacto con Eduardo. Recibí información sobre su método, detallada y convincente, pero al final de un correo lleno de comprensión, optimismo y seguridad. Esa comprensión se ha mantenido siempre. Su implicación con cada opositor es máxima.

Hace unas semanas me presenté a las oposiciones en Madrid tras nueve meses de trabajo con Eduardo. Aprobé. Las horas de estudio han sido las mismas que el año pasado, pero el rendimiento mucho mayor, pues el esfuerzo ha sido sabiamente orientado por Eduardo. Lo que nunca voy a olvidar es la serenidad con que afronté el examen; incluso la parte más temida de comentario, pues Eduardo nos había proporcionado esquemas y autores de referencia para abordar cada tipo de texto con garantías de éxito y ejercicios adecuados al modelo de examen con correcciones en que identificaba nuestras debilidades y las reorientaba. De esta manera, hasta para enfrentarnos al texto más complicado teníamos armas. Ahora sé lo que es hacer un verdadero comentario, pues increíblemente es algo que se descuida en la carrera. Sin la experiencia, conocimientos y sensibilidad de Eduardo no hubiera sido posible.  La novedad de una programación planteada en proyectos para adaptarse perfectamente a la legislación vigente y un temario realista (perfectamente adecuado a los tiempos del examen e incluso de cada opositor), son las causas de que afrontase con calma el resto de las pruebas. Eduardo es un profesor con años de experiencia y estoy segura de que la interiorización de sus métodos de enseñanza explican gran parte del éxito en la exposición de la programación. El camino de la oposición es largo porque el sistema de puntos no favorece a los que empezamos, pero hay que comenzar construyendo bases sólidas y eso es lo que he encontrado en opolengua.com.  El año pasado veía lejísimos el aprobado y este año es una realidad.

Felices vacaciones y hasta pronto. Mil gracias por todo.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter