¡Ponte a prueba! 9/2017 Oposiciones de Lengua castellana y literatura

Hoy seleccionamos para nuestro concurso un texto que me trae muy buenos recuerdos, pues lo leí durante la carrera. Un texto especial que se publicó para influir sobre un importante debate político que entonces se desarrollaba en España. Como siempre se trata de adivinar la época, movimiento, obra y autor del fragmento. Si ya se sitúa el fragmento dentro de la obra, mucho mejor. ¡Animo y a participar!

La mujer de negro vestida, más que vieja, envejecida prematuramente, era, además de nueva, temporera, porque acudía a la mendici- dad por lapsos de tiempo más o menos largos, y a lo mejor desaparecía, sin duda por encon- trar un buen acomodo o almas caritativas que la socorrieran. Respondía al nombre de la señá Benina (de lo cual se infiere que Benigna se lla- maba), y era la más callada y humilde de la comunidad, si así puede decirse; bien criada, modosa y con todas las trazas de perfecta sumi- sión a la divina voluntad. Jamás importunaba a los parroquianos que entraban o salían; en los repartos, aun siendo leoninos, nunca formuló protesta, ni se la vio siguiendo de cerca ni de lejos la bandera turbulenta y demagógica de la Burlada. Con todas y con todos hablaba el mis- mo lenguaje afable y comedido; trataba con miramiento a la Casiana, con respeto al cojo, y únicamente se permitía trato confianzudo, aunque sin salirse de los términos de la decen- cia, con el ciego llamado Almudena, del cual, por el pronto, no diré más sino que es árabe, del Sus, tres días de jornada más allá de Marrakesh. 

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter