¡Ponte a prueba! 26/20017 Oposiciones de Lengua y literatura

Como ya sabéis, en Opolengua hacemos un acertijo todos los fines de semana con la finalidad de que los opositores puedan entrever las posibilidades que tendrían de contestar acertadamente un comentario sobre un texto dado en la prueba práctica. Ya sabéis que tanto o más importante es adscribir la obra razonadamente a un movimiento y época literaria que acertar el autor y el título de la misma.

El texto que traemos hoy a nuestro acertijo semanal pertenece a una obra de teatro muy significativa, que a mí me parece una de las contribuciones más importantes a nuestra dramaturgia de todo el siglo XX. Esperemos que os guste y os anime a leerla a aquellos que no lo hayáis hecho.

Como ya sabéis, podéis participar en el acertijo a través de nuestra página de Facebook. Como siempre, el lunes en nuestra página www.opolengua.com publicaremos la solución.Y ahora, el texto, en cuestión. Mucha suerte y feliz fin de semana.

PACO.- ¿Trabajáis con tarlocha?

CARBURO.- Ni tarlocha ni leche.

PACO.- (Impertérrito.) ¿No cunde menos la llana que la tabla?

CARBURO.- Pero oye: ¿es que tú te vas a meter al yeso ahora?

PACO.- No, hombre.

CARBURO.- ¡Tanto preguntar!

PACO.- Que soy curioso.

CARBURO.- Pues pregúntale a un guardia, no te jode.

PACO.- Enseguida te enfadas.

CARBURO.- ¡Si no es enfadarse, hombre! Es que cuando uno está descansando, o descansa o no descansa. ¡Déjame ya de yeso y de no yeso hasta el lunes! ¿Quiéres? ¿No comprendes, majo?

LUIS.- O hasta el martes.

CARBURO.- ¿Y qué?

LUIS.- Pues que como siempre hacéis lunes zapatero, pues eso, que hasta el martes. (Ríe, estupidamente.)

CARBURO.- ¿Y quién nos lo paga? ¿Tú?

PACO.- (A LUIS.) Bueno, ponnos la mía. (Al CARBURO.) Y en paz, ¿no es eso?

CARBURO.- Vale. (LUIS les sirve.) Me voy a ir.

LUIS.- (Que iba a servir.) ¿Te pongo o no te pongo? (El CARBURO apaga el transistor.)

CARBURO- ¡Eso se lo pregunta a los muertos, no te giba!

LUIS- ¡Como dices que te vas!

CARBURO.- Pero será cuando me salga de mis partecitas, ¿no? 

LUIS.- (Le hace gracia; ríe.) ¡Qué Carburo éste!

CARBURO.- Me voy a buscar a mi compadre. No sea que esté en otro establecimiento.

LUIS.- (Loco por que se vaya.) A lo mejor.

CARBURO.- Tú, loco por que me vaya, ¿no?

LUIS.- A mí, allá penas.

CARBURO.- Hoy corre la sangre en este barrio, y si no al tiempo.

LUIS.- (Incrédulo.) No me mates.

CARBURO.- .- Ya lo verás. ¡A que te empapuzo de arate el establecimiento! (Apostando.) ¿Qué te va?

LUIS.- ¿Tú dónde entierras?

CARBURO.- Tengo una sacramental propia; anda éste.

LUIS.- Te van a llamar la gripe asiática.

CARBURO.- Cállate, bacilón, que eres un bacilón.

LUIS.- El que estás bacilando eres tú; vamos: ¡qué quieres bacilar! Pero conmigo es más difícil.

CARBURO.- ¿Contigo? ¿Yo contigo? Amos, anda. Tienes tú muy poca categoría.

LUIS.- Primera especial.

CARBURO.- ¿Quién te ha dado el carnet?

LUIS.- Tu tío el guardia.

CARBURO.- Aveitendiño, cariño.

LUIS.- Mira, que salgo.

CARBURO.- Avísame.

LUIS.- Yo doy sin avisar.

CARBURO.- (Con voz aflautada.) ¡Traidor! (PACO ríe. LUIS no sabe qué responder.) ¿Lo ves, macho? Si no hay color… Hala, nos pones unas copas y me das la vuelta de una libra.

LUIS.- ¿De qué libra?

CARBURO.- De los veinte duros que te voy a dar otro día que venga.

LUIS.- Eso no te lo crees ni tu.

            (Afuera se oyen gritos del BADILA, que  se despierta: ¡Sacadme de aquí, cabrones! ¡Auxilio! ¡Socorro!)