¿Hay también bulos en las oposiciones?

En las últimas semanas, miremos un informativo convencional o nos informemos de manera más digital por medio de prensa, redes sociales o incluso vía mensajería móvil, hay un término que nos está asaltando constantemente: fake news. Y me ha parecido interesante aplicar estas enseñanzas al tema de las oposiciones. Para ello vamos a hacer una pequeña serie sobre los bulos en las oposiciones, sobre sus causas, sus consecuencias y sobre cómo podemos detectarlos y actuar ante ellos.

Comenzaré por señalar, pues esto es una página para profesores, que el término de fake news es una nueva pedantería papanatas de los periodistas de todo el mundo, que en vez de recurrir a las voces propias de cada uno de los idiomas, creen que es más interesante y elegante su información si en vez de escribir “bulo”, “mentira” o incluso “trola”, escriben la voz empleada en EEUU, que es de donde procede todo el lenguaje políticamente correcto, desde decir “género” por no decir “sexo”, al “empoderamiento”, “poner en valor”, “abrir ventanas de oportunidad” y a todas las cursiladas que desde hace unos años tenemos que soportar.

Pero yendo al grano, que es el de los bulos en las oposiciones, lo primero que hay que señalar es que siempre han existido y siempre existirán. ¿Por qué? En el caso de la política hay intereses de poder evidentes. Que la población crea que un político ha dicho o ha hecho una cosa u otra o que una acción con resultados de muerte sea atribuida a una facción o a otra, tiene una influencia decisiva en las elecciones o en las movilizaciones populares en cada país, por lo que es evidente que el manejo de la información política es verdadera dinamita. No hace falta más que en pensar en nuestras Coplas del Provincial, poema político del siglo XV, donde se difundía la especie de que el valido real Beltrán de la Cueva (el conde Cascorvillo) era bisexual y fornicaba con toda la corte (incluyendo al rey y a la reina) excepto con una mujer, la infanta Isabel, que quedaba limpia de esa acusación. 

Odes al rey y a la reina,

odes las tres Badajoces

Y todo el mundo se espanta

Como no odes a la infanta”

No podemos olvidar que luego ese hecho fue invocado por Isabel para decir que su sobrina Juana no era hija de su hermano el rey Enrique, sino del propio Beltrán de la Cueva, por lo que no podía heredar el trono de Castilla. De ahí que Isabel acabase como reina y Juana terminase en los libros de historia con el apodo de Juana la Beltraneja.

¿Qué bulos se producen en las oposiciones?

En las oposiciones siempre ha habido bulos y rumores. Y alguno, como que “para las próximas oposiciones ya cambian el temario”, se viene oyendo desde 1999 más o menos. Veinte años… Podemos hacer un listado de memoria y sin ninguna pretensión científica sobre los escuchados en estas décadas de dedicación a las oposiciones. Una serie de bulos se han referido siempre a la posibilidad de que las oposiciones no se celebren. “Este año no van a convocar”. Otros se han especializado en la posibilidad del cambio de temario. “He oído que van a cambiar el temario para las próximas oposiciones”. Otros tienen que ver con el poder de las academias y la filtración de la información por parte de la inspección a las mismas: “La academia X tiene información privilegiada y sus alumnos recibieron el ejercicio práctico días antes de las últimas oposiciones”. Y otros se refieren incluso a los aspectos de evaluación del ejercicio: “Me han dicho que si subrayas los nombres de los libros en el examen, te suspenden directamente.” También hay bulos acerca de las posibilidades de sacar plaza como: “Si no tienes X puntos es imposible sacar plaza” o “para 2020 cambia el temario y el sistema de acceso”. Y también con la posibilidad de que se reordenen las listas: “Se dice que van a quitar a todos los interinos…” 

Seguramente hay más bulos, pero con estos creo que hemos dado una muestra de lo que queremos analizar.  La semana proseguiremos nuestro análisis señalando cuáles son sus causas, sus consecuencias y la forma de detectarlos y neutralizarlos.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter