Ponte a prueba! 28/2019 Oposiciones de Lengua castellana y literatura

Comenzamos hoy nuestras vacaciones de Semana Santa por lo que este “¡Ponte a prueba!” durará hasta el día 21 de abril. Ya después nos embarcaremos en las últimas e intensas semanas previas a las oposiciones. Como sabéis el objetivo es acertar la obra, el autor, el género y el movimiento y época del texto que seleccionamos cada semana desde hace cuatro años para apoyar a las personas que opositan a la especialidad de Lengua castellana y literatura.

El texto de hoy es para mí muy grato pues lo leí en profundidad durante mis estudios en la Universidad Autónoma y creo que resulta bastante acorde con las fechas a las que nos encaminamos. Espero que resulte interesante y útil como prueba para que podamos identificar su autor, época, movimiento y género.

Y nada más por hoy. Ya sabéis que podéis participar en el concurso señalando la solución hasta el domingo 21 por la noche en nuestra página de Facebook y que las soluciones se darán el lunes 22 de abril.

¿En qué piensas Tú, muerto, Cristo mío?
¿Por qué ese velo de cerrada noche
de tu abundosa cabellera negra
de nazareno cae sobre tu frente?
Miras dentro de Ti, donde está el reino
de Dios; dentro de Ti, donde alborea
el sol eterno de las almas vivas.
Blanco tu cuerpo está como el espejo
del padre de la luz, del sol vivífico;
blanco tu cuerpo al modo de la luna
que muerta ronda en torno de su madre
nuestra cansada vagabunda tierra;
blanco tu cuerpo está como la hostia
del cielo de la noche soberana,
de ese cielo tan negro como el velo
de tu abundosa cabellera negra
de nazareno.Que eres, Cristo, el único
hombre que sucumbió de pleno grado,
triunfador de la muerte, que a la vida
por Ti quedó encumbrada. Desde entonces
por Ti nos vivifica esa tu muerte,
por Ti la muerte se ha hecho nuestra madre,
por Ti la muerte es el amparo dulce
que azucara amargores de la vida;
por Ti, el Hombre muerto que no muere
blanco cual luna de la noche. Es sueño,
Cristo, la vida y es la muerte vela.
Mientras la tierra sueña solitaria,
vela la blanca luna; vela el Hombre
desde su cruz, mientras los hombres sueñan;
vela el Hombre sin sangre, el Hombre blanco
como la luna de la noche negra;
vela el Hombre que dió toda su sangre
por que las gentes sepan que son hombres.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter