Ponte a prueba! 28/2019 (Solución) Oposiciones de Lengua castellana y literatura

Terminó la Semana Santa y ya afrontamos las últimas semanas antes de las oposiciones en la Comunidad Valenciana, Galicia y Baleares. El final del curso ya está cerca. Nosotros, por nuestra parte, además de esto, estamos preparando la oferta de cursos del año que viene para las Oposiciones de Lengua castellana y literatura. Una oferta amplia, novedosa y atractiva que iremos dando a conocer en las próximas semanas.

Esta semana, el acertijo ha tenido un solo acertante que, en buena lógica, habría tenido una importante ventaja en las oposiciones si este fuera el texto que apareciera en las mismas. Tal y como ha señalado, se trataba de El Cristo de Velázquez, el famoso poema de 1920 en el que Unamuno (1864-1936) da expresión poética a su sentimiento cristiano. Y el acertante único sería Joaquín Cantero Carvajal, al que le damos la enhorabuena y le deseamos la misma suerte el día D.

Y nada más por hoy. Volveremos el miércoles, analizando el programa de los partidos que concurren a las elecciones del domingo en relación con las oposiciones.

¿En qué piensas Tú, muerto, Cristo mío?
¿Por qué ese velo de cerrada noche
de tu abundosa cabellera negra
de nazareno cae sobre tu frente?
Miras dentro de Ti, donde está el reino
de Dios; dentro de Ti, donde alborea
el sol eterno de las almas vivas.
Blanco tu cuerpo está como el espejo
del padre de la luz, del sol vivífico;
blanco tu cuerpo al modo de la luna
que muerta ronda en torno de su madre
nuestra cansada vagabunda tierra;
blanco tu cuerpo está como la hostia
del cielo de la noche soberana,
de ese cielo tan negro como el velo
de tu abundosa cabellera negra
de nazareno.Que eres, Cristo, el único
hombre que sucumbió de pleno grado,
triunfador de la muerte, que a la vida
por Ti quedó encumbrada. Desde entonces
por Ti nos vivifica esa tu muerte,
por Ti la muerte se ha hecho nuestra madre,
por Ti la muerte es el amparo dulce
que azucara amargores de la vida;
por Ti, el Hombre muerto que no muere
blanco cual luna de la noche. Es sueño,
Cristo, la vida y es la muerte vela.
Mientras la tierra sueña solitaria,
vela la blanca luna; vela el Hombre
desde su cruz, mientras los hombres sueñan;
vela el Hombre sin sangre, el Hombre blanco
como la luna de la noche negra;
vela el Hombre que dió toda su sangre
por que las gentes sepan que son hombres.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter