¿Cómo ganar el verano en el estudio de las oposiciones de 2020?

Estamos ya casi a finales de mayo y es la época en la que muchas personas empiezan a plantearse por primera vez que su vida va a pasar por presentarse a unas oposiciones. Mientras hacemos la carrera, por norma general, el mundo laboral nos parece distante, lejano, incluso inexistente.

Se acaba la presión del máster

Pero durante la realización del máster vamos cobrando conciencia de cuál es nuestro futuro ya que gastamos un tiempo y un dinero, dedicamos un esfuerzo a realizar un curso cuya finalidad es poder trabajar; es decir, incorporarnos al mercado laboral. Lo que hace no tanto tiempo era casi un trámite, se ha convertido en un curso de un año de duración con una fase de prácticas muy extensa. A pesar de que en realidad la nota que nos pongan en el curso no tiene mayor importancia, lo cierto es que el curso focaliza nuestra atención y ocupa gran parte de nuestro tiempo, por lo que muchas personas esperan a opositar después de haberlo terminado. Esto no es lo mejor, porque cuanto antes empecemos a estudiar tanto mejor como hemos analizado tantas veces en nuestro blog, pero es comprensible.
Y es por esto que ahora son ya muchas las personas que se están planteando buscar un camino para opositar en cuanto concluyan la defensa del trabajo de fin de máster.

Ganar el verano en las oposiciones una ventaja cierta

Y lo cierto es que esa idea es absolutamente correcta. Comenzar el estudio antes del verano significa que durante el parón estival, motivado por las vacaciones de las academias y los preparadores, nosotros vamos a poder ir acumulando temas, de forma que al llegar septiembre, hayamos conseguido un colchón de temas que nos sirva como ventaja ante nuestros competidores.

A más temas estudiados, más probabilidades en la prueba teórica

Esto es muy positivo por varias razones. La primera porque ese avance en temas, que puede oscilar entre los cuatro y los ocho temas, va a suponer una ventaja cualitativa enorme en lo que se refiere al cálculo de probabilidades al llegar junio de 2020. Lo veremos con tres ejemplos concretos. Supongamos una persona que empieza a estudiar en junio a un ritmo de dos temas mensuales. Si llegase a 24 temas alcanzaría un porcentaje del 87,76%. De comenzar en septiembre se quedaría en 18 temas y por tanto en un 77,4% por lo que la ventaja sería de un 10%. Si el opositor en cuestión fuera a un ritmo de tema por mes, empezando en junio lleavaría doce temas en un año, lo que supondría un 60,97% de que le cayera bola, mientras que si comenzara en septiembre llevaría tan solo nueve temas, con un 49% de posibilidades. Si el opositor en cuestión estudiara tres temas al mes, llevaría 36 temas comenzando en junio, lo que equivaldría a un 97,31% por 27 temas empezando en septiembre, lo que equivaldría a un 91% de posibilidades. Es decir, cuantos menos temas vayamos a llevar, tanto más importante es empezar antes.

A más temas estudiados, más probabilidades en la prueba práctica

Tampoco podemos olvidar los efectos de ese dominio de los temas en lo referente al comentario. Como hemos dicho tantas veces, lo básico en las oposiciones es dominar el temario. Es imposible hacer un buen comentario de un poema barroco sin saberse los rasgos de la lírica barroca para poderlos identificar. Por tanto, esa ganancia de tres , seis o nueve temas a la que aludíamos en el párrafo anterior, va a tener un efecto multiplicador en lo referente al comentario.

Sentirse a la cabeza de la oposición

Finalmente, esta la cuestión psicológica. Es mucho mejor comentar el curso en septiembre habiéndose enfrentado en periodo estival, siempre más tranquilo, a los peores momentos de la oposición, que es el inicio, que hacerlo en septiembre con todos los rigores de incorporación al trabajo o al estudio. Esa ventaja en temas va a hacer además que en septiembre estemos a pleno rendimiento y con mucha más confianza en nuestras posibilidades, por lo que vamos a avanzar con más firmeza. No hay que olvidar nunca que una oposición es una competición y llevar un 10% de probabilidades de que nos caiga un tema que otra persona es tener una ventaja de un 10% en la prueba del temario y la del comentario. ¿Vamos a dejar pasar esta ventaja o vamos a permitir que otra persona nos la saque a nosotros?

Así pues, visto desde cualquier punto de vista, nuestro consejo es empezar a estudiar cuanto ante para llevar una ventaja cierta a nuestros contendientes.

Comenzamos ya nuestros cursos 2020

Conscientes de eso, en Opohispania hemos lanzado ya nuestra propuesta de cursos para preparar las oposiciones del año que viene. Se trata de cursos renovados, mejorados gracias a la experiencia y a la interacción con los opositores de 2018 y 2019 y por ello hemos incorporado nuevos cursos para satisfacer las necesidades de todos los opositores. Nuestra idea ha sido abrir los cursos ya, de forma que, quienes lo deseen, avancen desde este mismo momento para ganar el futuro.

La estructuración de nuestra aula virtual (en la que las sesiones quedan colgadas todo el curso) hace posible incorporarse a nuestros cursos en cualquier momento. Por ahora, hasta septiembre, nos volcamos con el temario y el método de estudio con los opositores que ya han iniciado su preparación con nosotros. Será en septiembre cuando comencemos los cursos de comentario y programación.

Así pues, quien quiera prepararse desde ya, puede hacerlo sin ningún impedimento y de hecho ya hay personas preparándose. La idea es avanzar lo máximo posible para tener más temas que otras personas al llegar septiembre.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter