¡Ponte a prueba! 36/2019 Oposiciones de Lengua castellana y literatura

Ya estamos a tan solo una semana de las oposiciones de las Islas Baleares, Comunidad Valenciana y Galicia y queremos, como en las últimas semanas, servir de ayuda para quienes se preparan para afrontar la prueba de comentario de las oposiciones de Lengua castellana y literatura en estas comunidades.

Y hoy traemos a nuestro concurso un tipo de texto que es habitual en todas las convocatorias. Se trata de una iniciativa novedosa pues es una tipología que nunca había estado presente en el acertijo. Acertar aquí la obra y el autor es verdaderamente complicado, casi imposible, salvo que seamos seguidor asiduo del emisor y reconozcamos su estilo.

Ante un caso así, de lo que se trata es de acertar la tipología concreta de manera razonada y situar el medio en el que el texto ha sido publicado en función de la ideología que muestra. Si ya acertamos autor y título, es para quitarse el sombrero, pero para hacer un comentario lingüístico sobresaliente, bastará con los otros dos datos a los que me he referido y, sobre todo, a dar con sus claves temáticas y formales, elemento que excede el ámbito de este concurso y que forma parte de nuestros cursos de comentario. De hecho, este texto es uno de los que analizamos en los mismos.

Como siempre, las soluciones han de plantearse en la página de Facebook de Opolengua y las soluciones las daremos el lunes.

Y nada más por hoy. Aquí os dejo con el texto. Feliz fin de semana. Saludos y ánimo.

C
El mayor castigo que sufre la humanidad es el de la confusión de lenguas que se produjo al pie de la torre de Babel. Desde entonces estamos condenados a no entendernos por el hecho de poder dar a una misma palabra un significado distinto. Por ejemplo, que conquistador para unos sea sinónimo de héroe y para otros de genocida, que el soldado y el terrorista coincidan en la misma persona, que unos llamen víctima a lo que otros llaman verdugo, que un patriota pueda ser a la vez un idealista, un romántico y un fascista. Estar dispuestos a matarse para imponer el significado de la palabra libertad, Constitución, democracia, pueblo, nación, independencia, España, interpretadas por cada bando a su conveniencia, en esto consiste el castigo de Babel, la trágica ceguera de la historia. Si las unidades de medida, un litro, un metro, un kilo, una yarda, una libra, un galón, cada uno las entendiera y aplicara a su antojo de forma distinta, sin duda la catástrofe económica y social sería inenarrable. Por fortuna, en esto no hay discusión, cosa que no sucede con las palabras confusas, ambivalentes que lanzan los políticos, algunas llenas de mesura destinadas al cerebro y otras cargadas de odio y fanatismo que van a parar a los intestinos. Por desgracia, entre España y Cataluña ya solo rige la tercera ley de Newton: por cada acción se produce una reacción igual y opuesta, en este caso impulsada por las palabras intestinales que lanzan por la boca los radicales de ambos bandos, y, en ellas, la palabra guerra se emite ya sin pudor para sustituir a las formas enmascaradas de sacrificio, conflicto o confrontación eslovena. Según la copla lorquiana, primero jaleo, después alboroto y finalmente vamos al tiroteo, o sea, vamos alegremente con la forma estúpida de búfalos ciegos a la guerra civil como si se tratara de un evento deportivo.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter