¡Ponte a prueba! 5/2020 Oposiciones de Lengua castellana y literatura

Hoy es el primer viernes de octubre y, como siempre, traemos al blog de www.opolengua.com una nueva prueba que sirva a las personas que preparan la oposición de Lengua castellana y literatura para comprobar su competencia literaria de cara a la temida prueba del ejercicio práctico, más en concreto al comentario de texto.

Vuelvo a insistir esta semana en que esta prueba puede ser de reconocimiento si hemos leído el texto y podemos señalar su obra y autor; pero si no lo reconocemos. Pero puede ser también de análisis hipotético si, a partir de los rasgos temáticos y formales del texto, somos capaces de adscribirlo a su época, su movimiento literario y su género. Con esto podemos realizar un comentario mejor, si razonamos bien, que el de alguien que sí reconoce el texto ; pero no es capaz de explicar la literatura que contiene.

Como siempre, puedes contestar al reto a través de la página de www.opolengua.com en Facebook hasta el domingo por la noche. Siempre publicamos la respuesta el lunes en www.opolengua.com

Y hoy traemos un texto parecido al de la semana pasada, que nos permite, por sus rasgos temáticos y formales, situarlo en una época determinada de nuestra historia de la literatura. Pasaremos ahora a ver si alguien es capaz de reconocerlo.

Estas que me dictó rimas burlescas
jocosa, si no culta musa mía,
o calurosa entre academias frescas,
pues que páramo sois al medio día
ya en salas más holgadas que tudescas 5
calzas, o en anchurosa estancia fría,
dedico a vuestro cónclave discreto
si aplauso merecieren sin aprieto.

Así el planeta robador de Clicie,
genitor del diamante y del topacio, 10
que dora la mundana superficie
en cuanto ocupa el safirino espacio
conceptos de su cholla desperdicie
al poeta de ingenio más reacio
para reparación del menosprecio, 15
que atentos me escuchéis, pues canto recio.

Donde el mar espumoso de Sicilia
ponlevíes le calza al Lilibeo,
ya taller de la cíclope familia,
ya prensa de los huesos de Tifeo, 20
señas se ven aquí, que no en Panfilia,
de aquel suplicio al sacrilegio feo
y del oficio de aquel dios sufrido
turquesa para todo buen marido.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter