¿Cómo repasar un tema de oposiciones en cinco o diez minutos?

Hoy traemos un tema que influye no solo en nuestras oposiciones docentes. Antes al contrario, es fundamental en todas las oposiciones. Y es tanto más importante cuanto más amplio es el temario y cuanto más tiempo transcurre entre una convocatoria y la siguiente. Nos explicaremos, el repaso es fundamental cuando de lo que se trata es de conservar lo ya estudiado durante más tiempo y de dedicar el mínimo tiempo posible al repaso, consiguiendo así un tiempo libre que nos sirva para ganar nuevos temas.

Al estudiar casi todas las oposiciones no hay nada más importante que repasar

Podríamos comparar el repaso con la acción de entibar que hacen los mineros cuando horadan la tierra. Van profundizando en la mina con seguridad a condición de que entiben las paredes para que estas no se hundan cuando se adentran más y más en el corazón de la tierra. No podemos tomar nuevos temas sin entibar nuestra memoria. Y ese entibado es el repaso semanal.

Puede tratarse de una oposición de Técnico de la Administración, puede tratarse de una oposición a Juez. Fiscal o Abogado del Estado, pueden ser, por supuesto, las oposiciones docentes. Pueden ser las oposiciones que sean… Lo cierto y verdad es que no hay nada más importante que el repaso. ¿Y esto por qué? Pues porque el tiempo que disponemos para estudiar es limitado y porque nuestra memoria tiende a olvidar lo que ha estudiado conforme pasa el tiempo desde que aprendió algo. 

¿Cómo funciona nuestra memoria al estudiar?

La memoria tiene un funcionamiento que es relativamente sencillo y conocido. Por un lado, recupera con rapidez la información que está acostumbrada a usar y que, por tanto, comprende que es útil y tiende a olvidar la información que no usa y que, por tanto, comprende que no es útil.  Recordamos un número de teléfono en la medida en que lo usamos. Si dejamos de usarlo, es más fácil que lo olvidemos. 

Por otro lado, la memoria actúa asociando un dato a otro, formando redes entre unos datos y otros que siempre mantienen la misma posición. Por ejemplo, nosotros recordamos donde dejamos las cosas siempre y cuando asociemos ese objeto a un lugar de la casa. Si ponemos cada cosa en un sitio y siempre en el mismo sitio, cuando vamos a buscarla tardamos muy poco tiempo en encontrarla. Si la cambiamos de sitio cada vez que la usamos, es frecuente que tardemos mucho tiempo en encontrarla o incluso que no la encontremos.

Cuando estudiamos, nuestra memoria funciona de modo parecido y es por ello que resulta muy importante que sigamos unas normas similares a estas al estructurar los temas y, sobre todo al estructurar nuestros repasos, porque es precisamente esa rápidez en encontrar el dato de forma correcta lo que nos va a permitir repasar con más rapidez y, por tanto, dedicar más tiempo a conquistar nuevos temas.

¿Por qué es importante repasar un tema de oposiciones en cinco o diez minutos?

Así pues, repasar un tema en cinco o diez minutos, como conseguimos a través del Método de estudio Opohispania, es una garantía de aprobar las oposiciones, y más cuanto más amplio sea el temario a estudiar. Hagamos un cálculo sencillo con un ejemplo para explicar esto a partir de un caso bastante común. Supongamos una persona que dispone de veinticinco horas de estudio a la semana y tarda veinte horas en estudiar un tema de forma perfecta. Supongamos que esa misma persona tarda en repasar cada tema una hora. Es evidente que en la primera semana le sobrarán cuatro horas para dedicárselas al segundo tema. Al acabar la segunda semana habrá estudiado un tema más y como tendrá que dedicar dos horas al repaso, todavía le sobrarán horas. ¿Pero qué ocurrirá cuando tras seis temas, tenga que dedicar seis horas al repaso? Pues que obviamente, no podrá estudiarse un tema en una semana y necesitará tiempo de la siguiente. ¿Y qué le ocurrirá cuando ya lleve veinte temas y necesite veinte horas para los repasos? Pues que, lógicamente, estará bloqueada porque no podrá llevar más temas. ¿Y qué hacer entonces? Pues obviamente, plantearse una gravísima disyuntiva: o ir olvidando temas antiguos o no tomar temas nuevos. Bloqueo total. 

Esa misma persona, repasando cada tema en diez minutos, podrá repasar treinta temas en cinco horas, por lo que, llevando treinta temas, dispondrá todavía de veinte horas para tomar nuevos temas y llevando sesenta temas, todavía dispondrá de quince horas para estudiar su tema semanal. El resultado es que tras sesenta semanas llevará sesenta temas. Obviamente, cada personas tiene sus tiempos de dedicación, de estudio de cada tema y de repaso; pero que no nos quepa la menor duda: donde nos jugamos la oposición es en los repasos.

¿Cómo podemos conseguir repasar un tema en diez minutos?

Podemos conseguirlo a través de un método fiable que, partiendo del funcionamiento natural de nuestra memoria, se aplique al estudio de las oposiciones. Nuestros temarios están estructurados pensando, sobre todo, en los repasos. Así pues, lo primero es cómo estructuramos los temas, siguiendo unas pautas que faciliten la memorización. En segundo lugar, nuestro método de estudio sirve para que cada idea esté siempre en su sitio y en el mismo sitio, de forma que nuestra memoria la reconozca y desarrolle con rapidez. Esto es especialmente importante cuanta mayor sea la literalidad necesaria en nuestra oposición. Nuestro método es más útil cuanto más memorística y puntillosa sea nuestra oposición y así, siendo muy útil para las oposiciones de profesor, resulta una bendición en oposiciones como las relativas a la judicatura. Y finalmente, la forma de estructurar los esquemas y la forma de repaso, son también elementos fundamentales a la hora de memorizar y encontrar la información. Hay miles de personas que han seguido este método y han aprendido miles de palabras. Tú también puedes hacerlo.

¿Qué papel desempeña la fe?

La fe desempeña un papel muy importante. Podríamos decir que es alfa y omega, principio y fin, no solo de las oposiciones sino de la propia vida. Tenemos que creer en el método y en nosotros mismos y apostar porque un repaso tan breve será suficiente. No sé trata de la fe del carbonero tampoco; porque vamos a hacer diferentes pruebas para demostrarnos hasta qué punto está siendo fiable la memorización de cada tema y para corregir aquellos puntos que son preciso reforzar.

¿Qué papel desempeña el dominio de la técnica?

Pues yendo detrás de la fe, la técnica lo es casi todo. Debemos aprender a estructurar y reducir los temas hasta las dimensiones exactas que favorezcan nuestro estudio. Debemos aprender a memorizar de forma correcta las ideas de forma que cada cosa esté en su sitio. Debemos aprender a realizar esquemas que nos permitan asociar su contenido al de los temas, de forma que cada elemento de mismo se asocie a una idea del tema y, sobre todo, debemos aprender la técnica del repaso de forma que este sea rápido, porque solo alcanzando la rapidez podremos vencer. 

Así pues, hoy hay una buena noticia para cualquier persona que vaya a estudiar unas oposiciones y es que es posible (y cientos de personas ya lo han conseguido) aprenderse un temario de veinticinco, setenta y cinco o doscientos cincuenta temas con fiabilidad para poder enfrentar en mejores condiciones que nuestros competidores las oposiciones, probablemente la prueba de memoria más dura y difícil a la que nos enfrentaremos en toda nuestra vida.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter