Novedades en las oposiciones de Asturias y Cantabria.

En este curso se están produciendo importantes novedades en algunas convocatorias. Hace unas semanas comentábamos el viraje dado en Cataluña, donde la programación será la primera prueba de las oposiciones, la prueba que hará la criba inicial. En Navarra también se anuncian cambios pues el ejercicio práctico se puede alargar a las tres horas. Y ahora, aunque todavía no se ha hecho pública la convocatoria oficial, los sindicatos anuncian importantes novedades en las oposiciones de Asturias y Cantabria.

Asturias: Cambios en la programación

El primer elemento novedoso radica en la programación, pues los aspirantes solo podrán entregarla en formato digital, pues ya no se admitirán copias en papel. En nuestra opinión este es un cambio positivo, pues en los tiempos actuales y con la renovación digital ya realizada, resulta absurdo asumir este gasto de papel innecesario,

Más importante es el hecho de que el mínimo de unidades pase de quince a diez. Nosotros siempre hemos abogado por un mínimo de seis unidades, porque creemos que en la práctica en los centros es lo que más comúnmente se hace y, de hecho, en muchos institutos se hace, justo a la mitad de cada una de las tres evaluaciones, una reunión o un intercambio de información que sirve como elemento pre-evaluador. Así, pues que se rebaje de quince a diez no es lo que más nos gustaría, pero creemos que es positivo pues da mayor libertad a los opositores para secuenciar. Y la libertad siempre es buena.

Finalmente, la otra novedad es que la segunda parte del proceso opositor tendrá una ponderación diferente, pues la programación didáctica (parte A) valdrá un 35% y la unidad didáctica (parte B) valdrá un 65%. Esto no nos parece mal, pues es en esta segunda parte donde mejor podemos demostrar cómo sería exactamente nuestra forma de dar clase.

Cantabria: la encerrona después del verano

En Cantabria se ha producido una gran sorpresa, pues anuncian los sindicatos que la encerrona se realizará en septiembre. Las razones aducidas por los sindicatos son comprensibles: dicen que así hay más tiempo para que los tribunales corrijan mejor los ejercicios y resuelvan con calma las reclamaciones que se planteen. Dicen además que las rúbricas de corrección de los temas se harán públicas nada más finalizar el primer examen.

Son buenas las intenciones, pero hay daños colaterales porque al actuar así, los opositores verán prorrogada su angustia tres meses más. Esto supone alargar todo el proceso y, sobre todo, impedir que los nuevos funcionarios puedan acceder durante el curso 2020-2021, a pesar de haber aprobado las oposiciones, a una vacante. No sabemos si las intenciones de la Consejería de turno consisten en que estos nuevos funcionarios realicen sustituciones o ni siquiera esto, condenarles a un año más de paro, pero lo que parece seguro es que las listas de interinidades y de sustituciones no se modificarán. 

Por otro lado, y en relación con la publicación de las rúbricas, creemos que lo correcto no es que se publiquen después las rúbricas de los temas que hayan salido, sino que se publiquen con mucha antelación y de absolutamente todo el temario, de forma que todos los opositores conociera de antemano cual va a ser la base de corrección que se va a utilizar. Como hemos señalado en otras ocasiones, lo ideal sería la existencia de un temario oficial y único que creara el Ministerio de Educación y que fuera la base de estudio de todos los opositores. De esta manera se podría comparar con mucha más justicia los méritos de unos y otros. 

¿Para cuando un sistema unificado?

Lo cierto es que siempre hemos manifestado desde este blog que lo ideal sería que existiera un sistema unificado en toda España que permitiera de forma real la movilidad de todos los aspirantes por todas las comunidades autónomas y que, precisamente por ello, sirviera para seleccionar a los mejores para formar a las generaciones del futuro, que al fin y al cabo es la finalidad que debe buscar el Estado con las oposiciones. Desgraciadamente, parece ser otra la finalidad que buscan sindicatos y Administraciones autonómicas.

Una plaza es para mí

Como siempre decimos, esta es una oposición asequible a todo el mundo. Llevamos veinte años preparando opositores y en este tiempo hemos ayudado a centenares de personas a obtener su plaza. No hemos conocido a nadie que no haya logrado su objetivo si ha persistido. Así que, lo que debes pensar tras leer esta entrada es que hay centenares de plazas, sí; pero aunque solo hubiera una, “esa plaza es para mí”.

Saludos y ánimo.