¡Ponte a prueba! 25/2020 Oposiciones de Lengua castellana y literatura

Hoy es una jornada extraña en nuestro “¡Ponte a prueba!”, ya que por primera vez se desarrolla en un estado de alarma, con todos los centros docentes del país cerrados y con este ambiente tan sobrecogedor que nos rodea. Así que hemos querido acompañar a las personas que preparan la prueba de comentario de las oposiciones de Lengua Castellana y Literatura, con un texto que trata justamente del interior, desde una óptica positiva. Ya que, desgraciadamente, no podemos cambiar las circunstancias, sí podemos intentar sacar de cada día, de cada momento, lo más positivo que nos pueda ofrecer.

El texto es difícil y no creo que nadie acierte su autoría. Sin embargo, sí será posible atender al género, a la época y al movimiento. Creo que quien acertase estos aspectos, estaría en condiciones de completar un buen comentario en la prueba.

Como sabéis, para participar, hay que escribir las soluciones como comentarios en la página de Facebook de opolengua.com hasta las 23:59 del domingo. La solución, como siempre, la colgaremos el lunes.

Y nada más por hoy. En estos días en que España y el mundo se enfrenta a esta grave crisis, lo único que podemos desear a todos es salud, paz y armonía, en la confianza de que, siempre, tras la tempestad llega la calma y de que, dentro de poco, volveremos a pasear las calles y a abrazarnos.

(En paz, en paz con la calle y la niebla.
Suya es la guerra.)

Junto a la luz, la tiniebla escogida.
La noche es mía.

¿Toda la sombra nació del piano?
Ese eco opaco…

¡Dulces silencios! A veces se habla
Solo en voz alta.

La soledad tan aguda, reserva
La biblioteca.

¡Todo extraviado en estantes oscuros!
¡Mío es el mundo!

Miro el albor. No pasó. Las auroras
Aquí reposan.

¡Cuantos colores soslayas y eriges
Tú, mi molicie!

La chimenea al invierno convoca
¡Oh, son de trompa!

Fugas a bosques en vano se exaltan
Entre las brasas.

¡Brasas, delicias! El árbol, sin nidos,
Ya vio su sino.

¡Fronda en rumor, ah, profunda de pájaros!
Hoy es mi sábado.

Séme secreto, mi férvido espejo.
¡Guárdame entero!

(Alguien responde en la cálida estancia:
-Mira. ¿Ves?… Basta.)