¡Ponte a prueba! 34/2020 Oposiciones de Lengua Castellana y Literatura

Hoy es viernes y, como es habitual, volvemos con una nueva entrega de nuestro acertijo “¡Ponte a prueba!”, con el que pretendemos servir de ayuda y pasatiempo a quienes preparan la prueba de comentario de las oposiciones de Lengua Castellana.

Como ya sabes se trata de poner a prueba la competencia literaria reconociendo la obra y la autoría de un texto, además de señalar su época, movimiento literario y género. Todos ellos, saberes de gran utilidad en la prueba del comentario. Si identificamos la obra, es bueno situar el fragmento funcionalmente para dar muestras al tribunal muestras claras de nuestro dominio de la misma.

El texto que traemos hoy es una obra que pertenece a un autor que ya ha aparecido numerosas veces en las oposiciones y que, por ello, seguramente seguirá apareciendo en el futuro.

Como siempre, para participar, hay que entrar en la página de Facebook de Opolengua hasta el domingo por la noche dejando la solución como comentario. El lunes publicaremos la solución y la lista de acertantes.

Y nada más por hoy. Como siempre, nuestro recuerdo a las víctimas de la pandemia y nuestro abrazo a sus allegados. Saludos y ánimo.

LEANDRO
Huésped, ¿habrá qué comer?
LISEO
Seáis, señor, bien llegado.
LEANDRO
Y vos en la misma hallado.
LISEO
¿A Madrid?…
LEANDRO
Dejéle ayer,
cansado de no salir
con pretensiones cansadas.
LISEO
Esas van adjetivadas
con esperar y sufrir.
Holgara, por ir con vos,
lleváramos un camino.
LEANDRO
Si vais a lo que imagino,
nunca lo permita Dios.
LISEO
No llevo qué pretender;
a negocios hechos voy.
¿Sois de ese lugar?
LEANDRO
Sí soy.
LISEO
Luego podréis conocer
la persona que os nombrare.
LEANDRO
Es Madrid una talega
de piezas, donde se anega
cuanto su máquina pare.
Los reyes, roques y arfiles
conocidas casas tienen;
los demás que van y vienen
son como peones viles:
todo es allí confusión.
LISEO
No es Otavio pieza vil.
LEANDRO
Si es quien yo pienso, es arfil,
y pieza de estimación.
LISEO
Quien yo digo es padre noble
de dos hijas.
LEANDRO
Ya sé quién;
pero dijérades bien
que de una palma y de un roble.
LISEO
¿Cómo?
LEANDRO
Que entrambas lo son;
pues Nise bella es la palma;
Finea un roble, sin alma
y discurso de razón.
Nise es mujer tan discreta,
sabia, gallarda, entendida,
cuanto Finea encogida,
boba, indigna y imperfeta.
Y aun pienso que oí tratar
que la casaban…
LISEO [A TURÍN.]
¿No escuchas?
LEANDRO
Verdad es que no habrá muchas
que la puedan igualar
en el riquísimo dote;
mas, ¡ay de aquel desdichado
que espera una bestia al lado!
Pues más de algún marquesote,
a codicia del dinero,
pretende la bobería
desta dama, y a porfía
hacen su calle terrero.
LISEO [A TURÍN.]
Yo llevo lindo concierto.
¡A gentiles vistas voy!
TURÍN [A LISEO.]
Disimula.
LISEO [A TURÍN.]
Tal estoy,
que apenas hablar acierto.-
En fin, señor, ¿Nise es bella
y discreta?…
LEANDRO
Es celebrada
por única, y deseada,
por las partes que hay en ella,
de gente muy principal.
LISEO
¿Tan necia es esa Finea?
LEANDRO
Mucho sentís que lo sea.
LISEO
Contemplo, de sangre igual,
dos cosas tan desiguales…
Mas, ¿cómo en dote lo son?
Que, hermanas, fuera razón
que los tuvieran iguales.
LEANDRO
Oigo decir que un hermano
de su padre la dejó
esta hacienda, porque vio
que sin ella fuera en vano
casarla con hombre igual
de su noble nacimiento,
supliendo el entendimiento
con el oro.
LISEO
Él hizo mal.
LEANDRO
Antes bien, porque con esto
tan discreta vendrá a ser
como Nise.
TURÍN
¿Has de comer?
LISEO
Ponme lo que dices, presto,
aunque ya puedo escusallo.
LEANDRO
¿Mandáis, señor, otra cosa?
LISEO
Serviros. (¡Qué linda esposa!)