Carta De Alba Cortés Bellido (Madrid, 2021): «Si yo he podido, ¡todo el mundo puede!»

Carta De Alba Cortés Bellido (Madrid, 2021): «Si yo he podido, ¡todo el mundo puede!»

Hola: me llamo Alba, soy de Zaragoza y ¡he sacado plaza en Madrid! Todavía no lo he asimilado y creo que me llevará un tiempo.

Una profesora vocacional

Mi gusto por las letras es hereditario. Mis padres estudiaron Filología Hispánica y ambos opositaron en otra época en la que todo este proceso era muy distinto. Por ello, he vivido de cerca la vida del profesor y desde pequeña supe que era lo que quería hacer. 

La salida de España 

Sin embargo, la situación en España no era la idónea para opositar cuando terminé el máster de ELE, por lo que decidí irme a vivir a París, donde he pasado siete maravillosos años compartiendo mi pasión por el español.

La vuelta a España

Cuando decidimos volver a España, hablé con mis compañeras del máster y me recomendaron a Eduardo. Viviendo en París era una muy buena opción y su material me pareció adecuado, así que me decidí a intentarlo. El primer año estuve compaginando mi trabajo y el estudio, pero llegó el covid y las oposiciones se anularon. Lo que me pareció en su momento una faena, me dio más tiempo para prepararme.

El duro estudio de las oposiciones

Una vez en España, me he dedicado por completo a estudiar, lo que resultó muy complicado, ya que he pasado muchas horas sola, con mis libros, dudas, inseguridades, etc. Me he repetido millones de veces durante este tiempo que yo iba a meter cabeza, a conseguir una buena posición, que no pasaba nada si no obtenía plaza, mientras que todo mi entorno confiaba más en mí que yo misma.

El apoyo de Opolengua

Durante el examen, traté de tener presente todo el tiempo los consejos y correcciones de Eduardo, no podía dejarme nada. Me sentí preparada y cómoda a pesar de los nervios y la presión. El método de Eduardo me gustó desde el principio, es muy riguroso, pero esa es la única manera de conseguir el objetivo. Sus correcciones siempre van más allá, haciendo que mejores poco a poco, hasta alcanzar un nivel óptimo para enfrentarte al examen del tipo que sea.

Conclusiones

En definitiva, ha sido un período muy duro, especialmente los tres últimos meses, pero la satisfacción de haber conseguido una plaza hace que todo eso quede atrás. El esfuerzo ha merecido la pena. El logro no solo ha sido mío, el apoyo de mis amigos, la ayuda de Eduardo, el cariño de mi familia y pareja, han sido una parte esencial del proceso.

Si yo he podido, ¡todo el mundo puede!

Gracias por todo,

Alba

Menu