¡Ponte a prueba! 3/2023

¡Ponte a prueba! 3/2023

Ponte a prueba. Logo Opolengua

Ya es viernes y eso quiere decir que es el día de nuestro reto de fin de semana, el acertijo con el que pretendemos ilustrar deleitando a esas nobles y esforzadas personas que con fe y voluntad preparan la siempre temida prueba de comentario de las oposiciones de Lengua Castellana y Literatura.

Hoy traemos un texto que ya ha aparecido en las oposiciones y que, como decimos siempre, por ello, es muy fácil que vuelva a aparecer. En un caso como este, lo mejor no es solo reconocer la obra, sino también situarla dentro de la misma. Por tanto, si es posible, señalaremos el fragmento dentro de su obra y la autoría, aunque siendo conscientes de que si eso no es posible siempre podemos hacer un buen comentario adscribiendo razonadamente el texto a su época, su movimiento y su género literario.

Como siempre, puedes participar escribiendo comentarios en la página de Facebook de opolengua.com (no en la mía personal) hasta el domingo por la noche. Nosotros daremos el lunes la solución del reto y la lista de acertantes.

Y nada más por hoy. Feliz fin de semana. Saludos y ánimo.

Pero tal lugar non era para fablar en amores,
a mí luego me vinieron muchos miedos e temblores,
los mis pies e las mis manos non eran de sí señores,
perdí seso, perdí fuerza, mudáronse mis colores.

Unas palabras tenía pensadas para le desir,
el miedo de las compañas me fasíen al departir,
apenas me conosçía nin sabía por dó ir,
con mi voluntat mis dichos non se podían seguir.

Fablar con muger en plaça es cosa muy descobierta,
a veses mal perro anda tras mala puerta abierta,
bueno es jugar fermoso, echar alguna cobierta,
a do es lugar seguro es bien fablar cosa çierta.

«Señora, la mi sobrina que en Toledo seía
»se vos encomienda mucho, mil saludes vos envía:
»si avies’ lugar e tiempo por quanto de vos oía,
»deseavos mucho ver, et conoçer vos querría.

»Querían allá mis parientes casarme en esta saçón
»con una donçella rica, fija de don Pepión,
»a todos di por respuesta que la non quería, non,
»de aquella sería mi cuerpo que tiene mi coraçón.»

Abajé más la palabra, díxel’ que en juego fablava,
porque toda aquella gente de la plasa nos mirava,
desde vi que eran idos, que omen aí non fincava,
començel’ desir mi quejura del amor que me afincava.

Menu