¡Ponte a prueba! 4/2018 Oposiciones de Lengua y literatura

Este fin de semana en el acertijo de Opolengua para preparar la prueba de comentario de las oposiciones de Lengua y literatura traemos un interesante texto que apareció realmente en una de las convocatorias de oposiciones de Lengua y literatura.

La idea es pasar un rato entretenido tras la dura semana de estudio y ponerse a prueba para saber si acertaríamos el texto en un hipotético examen.

En todo caso se trata como siempre de situar este texto en su época, indicando movimiento, obra y autor. Y dentro de la obra, si ello es posible, la situación del fragmento  o su función dentro de la misma.

Como siempre, las respuestas se recogen en nuestra página de Facebook y el resultado del concurso se publicará el lunes. ¡Ánimo y feliz fin de semana!

Ave Maria, gloriosa,

Virgen Santa preçiosa,

¡como eres piadosa,

toda via!

 

Graçia plena, sin manzilla,

abogada,

por la tu merçed, Señora,

faz aquesta maravilla

señalada:

por la tu bondad agora

guardame toda ora

de muerte vergoñosa,

porque loe a ti, fermosa,

noche e dia.

 

Dominus tecum, estrella

resplandeçiente,

melezina de coidados,

catadura muy bella,

reluziente,

sin manzilla de pecados,

por tus gozos preciados

te pido, virtuosa,

que me guardes, linpia rosa,

de follia.

 

Benedicta tu, onrada

sin egüeza,

siendo virgen conçebiste,

de los angeles loada

en alteza:

por el fijo que pariste,

por la gracia que oviste,

¡o bendicha flor e rosa!,

tu me guarda, piadosa,

e me guia.

 

In mulieribus escogida,

Santa Madre,

de cristianos amparança,

de los santos bien servida;

e tu Padre

es tu fijo sin dubdança:

¡O Virgen, mi fiança!

de gente maliçiosa,

cruel, mala, soberviosa,

me desvia.

 

Benedictus fructus, folgura

e salvaçion

del linaje umanal,

que tiraste la tristura

e perdiçion,

que por nuestro esquivo mal

el diablo, suzio tal,

con su obra engañosa,

en carcel peligrosa

ya ponia.

 

Ventris tui, santa flor

non tañida:

por la tu grand santidad,

tu me guarda de error,

que mi vida

siempre siga en bondad,

que meresca egualdad

con los santos, muy graçiosa,

en dulçor maravillosa

¡o Maria!