¡Ponte a prueba! 21/2018 (Solución) Oposiciones de Lengua Castellana y literatura

A la vuelta del fin de semana, damos la solución de nuestro acertijo. Yo decía pasado viernes que para mí era un enigma este texto, pues no sabía hasta qué punto sus autores eran leídos y admirados. Pues a pesar de su éxito en décadas anteriores, quizá habían caído en el olvido por razones políticas. Sin embargo, la participación en el acertijo ha sido muy buena, lo que refleja la vitalidad de estos autores y su teatro, a pesar de no contar con ningún apoyo institucional, ni ser objeto de adaptaciones cinematográficas como otros autores con más tirón entre quienes nos gobiernan.

Efectivamente, el texto que proponíamos mostraba un tipismo indiscutiblemente andaluz, tanto por la caracterización de los personajes como por el propio desarrollo del diálogo. Se trataba además de un texto de carácter evidentemente cómico. Por todo ello, apuntar hacia un sainete de los hermanos Serafín (38) y Álvarez Quintero (1943) era lógico, pues ellos realizaron este tipo de teatro de humor blanco que tanto fue criticado en su día por los dramaturgos de izquierda (por ejemplo por Valle Inclán) y sobre todo a partir de los años setenta achacándole que realizaba un retrato amable de Andalucía, sin comprometerse políticamente ante la penosa situación social que vivían grandes sectores del campesinado andaluz. A pesar de esto, el tirón popular de este teatro sigue vigente y la muestra la tenemos en la cantidad de acertantes que hay esta semana.

Hay que felicitar por tanto a Carmen Gálvez, Mercedes Mateos y Rocío García de Lomas que acertaron a los autores, su género y su época. Y hay que señalar de forma extraordinaria a Ana Saborido Pérez, Joaquín Quintero Carvajal y a Mar Criado Rodríguez, porque no solo acertaron a los autores sino incluso su obra, lo que es una muestra de dominio que sería muy bien recibida por el tribunal.  No nos queremos olvidar de Rafael Campos Morales, que quedó tan cerca del acierto. ¡Enhorabuena a todos!

Y nada más, fructífera semana de estudio.

Saludos y ánimo.

SANTIAGO. Totá: que noz han dejao zolos a usté y a mí.

CANDELITA. Pos tenga usté cuidao no se quee usté solo der tó.

SANTAIGO. ¿Es que va usté a zalí quizás?

CANDELITA. ¡Por peteneras!

SANTIAGO. ¡Je! Ziempre de guazita.

CANDELITA. ¡Siempre!

SANTIAGO. Pero ¿de veras va usté a zalí?

CANDELITA. Sí, señó: a entregá una farda.

SANTIAGO. ¿A qué hora?

CANDELITA. ¿Qué hora es?

SANTIAGO. ¿Hora? Verá usté. Yo arranqué de mi caza a las diez y cuarto. De mi caza ar café, que está ayí a la vera, diez minutos. Totá: las diez y veinticinco. Tomé café con leche… y una copita. Totá: laz once menos cuarto. Fui a la bodega de don Rufino: laz once menos diez. Discutí con é zi ze zurfatan laz viñas o zi no ze zurfatan: laz once y cinco…

CANDELITA. (Estallando) Pero, arma mía, ¿no tiene usté reló?

SANTAIGO. Tengo reló; zino que me gusta carculá la hora en el aire.

CANDELITA. ¡Es que mientras usté carcula suena er de la iglesia!

SANTIAGO. Mejón zi zuena: porque entonces pongo bien er mío.

CANDELITA. ¿Y que hora tiene usté en er suyo?

SANTIAGO.(Después de sacar el reloj y aplicárselo al oído) ¿Por la iglezia o por la estación?

CANDELITA. (Levantándose) ¡Por er demonio que se lo yeve a usté! Deme usté el reló. (Se lo quita de la mano, lo mira y se lo devuelve furiosa.) ¡Las dose menos cuarto! ¡Ya salimos de dudas! ¡Jesú con el hombre!

SANTIAGO. ¡Qué viva de genio ez usté!

CANDELITA. No, hijo mío, es que no pué aguantarse que yeve usté reló y pierda tanto tiempo carculando las horas.

SANTIAGO. Y ¿a que no zabe usté por qué lo hago? To tiene zu porqué. Por zi argún día ze me orvía el reló. Como me acuesto a oscuras toas las noches, por zi arguna vez ze me orvían los fósforos.

CANDELITA. ¿Y por qué no prueba usté a anda de prisa un día, por si arguna vez se le orvía andá despasio?

SANTIAGO. No ze me orvía, no. Ezo va con mi naturá. Yo zargo a mi padre.

CANDELITA. ¡Ah! ¿De manera que es herensia? ¿No tiene arreglo?

SANTIAGO. Ni farta. Er pobrecito de mi padre me lo decía: <<Er que anda a priza ez er que trompieza. Déja di espacito. Espacito, espacito…

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies