¡Ponte a prueba! 9/2019 Oposiciones de Lengua castellana y literatura

Hoy, como cada viernes, traemos a nuestra prueba semanal un texto para que las personas que preparan las oposiciones de Lengua castellana y literatura puedan ponerse a prueba al adscribir el mismo a su época, movimiento, genero y autor, tal y como se hace en la prueba de comentario del ejercicio real el día D.

Hasta ahora no habíamos empleado nunca un texto con la finalidad de situarlo en una época histórica de la evolución del español, pero hoy vamos a hacer una excepción, debido a que el comentario filológico en sus diferentes variantes es una prueba que se hace en las oposiciones de Lengua en la mayor parte de las comunidades de España. Y para ello, hemos elegido un texto no literario, tal y como ha ocurrido en sucesivas ocasiones en diferentes autonomías (por ejemplo, en la de Madrid en esta última convocatoria de 2018).

Así pues, la pregunta a contestar es: ¿a qué época del español pertenece el texto que traemos hoy a nuestro acertijo? Se hará pleno si además acertamos la obra, el autor y el género de la misma.

Ya sabéis que podeís participar en la página de Opolengua en Facebook hasta el domingo por la noche.  Como siempre, el lunes por la tarde publicaremos la solución y los nombres de las personas que hayan acertado. Feliz fin de semana.

Si me aveis de preguntar de las diversidades que ay en el hablar castellano entre unas tierras y otras, será nunca acabar, porque como la lengua castellana se habla no solamente por toda Castilla, pero en el reino de Aragon, en el de Murcia con toda el Andaluzia y en Galizia, Asturias y Navarra, y esto aun entre la gente vulgar, porque entre la gente noble tanto bien se habla en todo el resto de Spaña, cada provincia tiene sus vocablos propios y sus maneras de dezir, y es assi que el aragones tiene unos vocablos propios y unas propias maneras de dezir, y el andaluz tiene otros y otras, el navarro otros y otras, y aun ay otros y otras en tierra de Campos, que llaman Castilla la vieja, y otros y otras en el reino de Toledo, de manera que, como digo, nunca acabaríamos.

Comparte esta entrada
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on Google+
Google+